Reclaman pagos atrasados por obras que están cuestionadas





NEUQUEN (AN).- Los obreros de la construcción ex contratados por la empresa Vulcano, que realizó refacciones para la Policía, realizaron un inédito piquete en la puerta de la Jefatura en reclamo de los sueldos adeudados por la firma.

Desde hace un mes, 18 obreros de la construcción se turnan en la puerta de la Jefatura, prenden fuego, toman mate y despliegan pancartas con frases como «Policía corrupta» o «Paguen lo que nos deben».

Se manifiestan en reclamo de los sueldos adeudados por la empresa Vulcano, una de las firmas investigadas por presuntas irregularidades en su contratación directa para realizar obras para la Policía.

Un obrero admitió que les adeudan 4.500 pesos a cada trabajador desde enero pasado y remarcó además que les retuvieron las libretas del fondo de desempleo.

«Hicimos la denuncia en la secretaria de Trabajo porque la contadora de Vulcano, Liliana Martínez, nos dijo que las libretas están todas en la Jefatura y que ellos (la policía) se harán cargo», señaló en diálogo con «Río Negro».

Los trabajadores de la construcción aseguraron que el comisario general Wálter Cofré les prometió una respuesta, pero que hasta la fecha no les pagaron ni les devolvieron las libretas.

A principio de este mes el titular de la firma Vulcano reclamó a la Jefatura 500.000 pesos por mayores costos en tres obras que realizó para par esa institución.

Con posterioridad Cofré admitió ante los medios que la Jefatura le debe dinero a la empresa y aseguró que los fondos están pero que no les pueden pagar porque Vulcano tiene un conflicto. Además señaló que existe una denuncia en la fiscalía por irregularidades en las licitaciones de las obras en cuestión.

El asesor de Vulcano, Paul Vega, asegura que su reclamo empezó en diciembre pasado, antes de que comenzara la investigación judicial.

Un decreto del Poder Ejecutivo provincial de febrero autorizó a gastar medio millón de pesos más en obras. Es justo el importe que reclama el empresario, pero el decreto lo asigna a otras obras.

Los obreros quedaron atrapados en medio de este conflicto gremial-penal, y tuvieron varias audiencias en la secretaría de Trabajo de la provincia de las que participaron la dueña de la firma, Cecilia Vulcano (pareja de Vega), y los comisarios Francisco Ontivero y Luis Fica, quienes luego fueron pasados en disponibilidad por la investigación judicial.

En ninguna de esas reuniones se llegó a un acuerdo, y posteriormente los obreros se instalaron en una de las obras que construyeron: el departamento Toxicomanía, en el barrio Alta Barda.

Ahora resolvieron trasladarse a un lugar de mayor impacto pero igualmente alejado del centro de la ciudad, la Jefatura ubicada en calle Ricchieri al 700. Si siguen sin respuesta podrían protestar con la Casa de Gobierno.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Reclaman pagos atrasados por obras que están cuestionadas