Reconoció el auto en que lo secuestraron



NEUQUEN (AN)- En un viejo Ford Falcon, la Policía encontró restos del reloj de Ricardo Espinoza, el joven que el mes pasado denunció que lo secuestraron y estuvieron a punto de matarlo para que no presentara una denuncia penal. Además, la víctima reconoció al vehículo. De todos modos, por ahora no hay detenidos y sigue siendo un misterio el móvil del ataque.

Según trascendió ayer de fuentes vinculadas con la investigación, el vehículo que utilizaron para secuestrar a Espinoza (33 años) es un Falcon modelo 68, tal como decía el denunciante. Por disposición del juez Daniel Varessio, el joven empleado del casino cipoleño participó de una singular rueda de reconocimiento: lo pararon frente a cuatro automóviles similares, y señaló uno de ellos.

Es justamente el rodado bajo sospecha, que está secuestrado desde el mismo día del ataque. Y sucedió lo que había anticipado Espinosa en una entrevista con "Río Negro": en el interior hallaron restos de su reloj, que se rompió durante la paliza que le dieron.

La víctima sufrió la terrible odisea cerca de la medianoche del sábado 7 de mayo. Como ya se informó, iba camino a su trabajo cuando tres violentos sujetos lo subieron a bordo del Falcon, lo golpearon, le quemaron los brazos con cigarrillos y le hicieron "submarino seco" metiéndole una bolsa en la cabeza. Después lo llevaron hasta la costa del río Limay, en inmediaciones del balneario Gatica, y estuvieron a punto de arrojarlo a las aguas. Aprovechando un descuido, Espinoza se escapó y estuvo escondido en un brazo del río. La Policía lo encontró golpeado, mojado, casi sin ropas.

El joven hizo la denuncia de inmediato, y un rato después una patrulla ubicó el Falcon y lo secuestró. A bordo iba un solo ocupante, quien negó toda vinculación con el hecho y fue dejado en libertad.


Comentarios


Reconoció el auto en que lo secuestraron