Reconquista

Aldo Ríos está otra vez en carrera. Recuperó la corona sudamericana de los ligeros y ahora escucha ofertas para volver a tener una chance mundialista.



Reconquista Aldo Ríos está otra vez en carrera. Recuperó la corona sudamericana de los ligeros y ahora escucha ofertas para volver a tener una chance mundialista. Aldo Ríos es un boxeador de otra categoría para el medio local. Está probado que con hacer muy poco le alcanza para sobresalir en los escenarios del país. Así se puede explicar, en parte, lo que ocurrió antes y durante su compromiso contra Roberto David Arrieta. Ríos sobró la pelea, por eso los problemas que tuvo cuando enfrentó la balanza. Después mostró falta de motivación sobre el cuadrilátero, porque el examen no era exigente. Hizo el esfuerzo para definirlo en las primeras vueltas, no lo consiguió y se quedó sin aire para el resto. El “Galán” de Centenario recuperó por puntos y con amplio margen en las tarjetas, el cinturón sudamericano de los ligeros que estaba vacante desde su suspensión por doping, luego de derrotar a Jason Cook por la faja mundial IBO. Oficialmente dio el límite de 61.235 kilogramos y cumplió con la meta que expresaba en el cartel que lo acompañó desde los vestuarios hasta el ring: “Vengo a buscar lo que es mio”. Arrieta (60.500) no expuso demasiados atributos como para calzarse un cetro continental. Fue todo el tiempo para adelante, por momentos con la cabeza como peligrosa avanzada y a punto del roce, pero las pocas manos que logró colocar no lastimaron. El centenariense castigó por ráfagas en las primeras tres vueltas, pero nunca lo tuvo sentido al adversario. Arrieta fue muy frontal en sus movimientos, siempre en la búsqueda de acortar distancias e intercambiar golpes en el cuerpo a cuerpo. El mayor provecho de esa estrategia lo sacó Ríos, ya que técnicamente es más dotado y tiene capacidad para pegar mientras retrocede. Pasaron los rounds y el desarrollo se hizo reiterativo, con Ríos como dominador en el manejo de los tiempos. A medida que se cansó, ganó el aburrimiento y ni siquiera las palmas del público consiguieron levantar el espectáculo. Luego de los 12 asaltos, los jurados fallaron así: Mario Pieri, 118.5 a 113.5; Oscar Seleme, 117.5 a 115 y Aníbal Dufour, 117.5 a 112.5. Esta reconquista de la corona sudamericana por parte de Ríos no quedará mucho tiempo en el recuerdo. Estuvo muy lejos de sus posibilidades, sólo cumplió y, con eso, en esta ocasión le alcanzó. Lo valioso de la conquista es que le da cartel, sobre todo a nivel internacional, como para pretender una nueva oportunidad por un título ecuménico. El “Galán” neuquino ya dio muestras de inteligencia y capacidad, dos atributos que tendrá que aplicar al máximo para volver a los primeros planos de este duro deporte, un lugar que merece. (AN)


Comentarios


Reconquista