Reconstruyen el momento del crimen de Aigo

Sigue la búsqueda de los prófugos en la región.





Archivo

JUNÍN Y SAN MARTÍN DE LOS ANDES (ASM/AN).- Mientras anoche, al cierre de esta edición, se esperaba el inicio de la reconstrucción del crimen del policía José Aigo, con acceso vedado a la prensa, la familia de la víctima entregó un petitorio a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el aeropuerto de San Carlos de Bariloche, según informó el gobierno neuquino (ver aparte).

En tanto, el ministro de Coordinación de Gabinete, Seguridad y Trabajo, Gabriel Gastaminza, no descartó que los prófugos Alexis Cortés Torres y Jorge Antonio Salazar Oporto pudieran haber recibido algún tipo de ayuda de pobladores rurales para guarecerse y evitar la batida policial.

El funcionario también admitió como posible la idea de que los presuntos activistas de organizaciones clandestinas chilenas pudieran haber tenido algún tipo de relación, previa a los hechos, con miembros de comunidades de la zona rural como supuestos militantes sociales (ver nota aparte).

Los rastrillajes continuaban con intensidad en la zona próxima a Aluminé y el paraje Quillén, donde medio centenar de policías seguían la pista que se originó en el relato de una pobladora, quien dijo haber visto a dos sujetos barbados y con ropas raídas. Las señas particulares coincidirían con la de los dos ciudadanos chilenos, presuntos integrantes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez y del MIR-Ejército Guerrillero de los Pobres.

Sin prensa

Anoche se esperaba el comienzo de la reconstrucción de los hechos ocurridos el siete de julio sobre la Ruta 23 y en el paraje Pilo Lil, donde fue muerto a tiros el policía José Aigo durante un control rutinario de tránsito.

Por disposición del Juzgado de Instrucción a cargo del juez subrogante Joaquín Cosentino, se vedó el acceso a la prensa fundado a que en esta etapa del proceso las diligencias en procura de pruebas son abiertas exclusivamente para las partes (el ministerio público fiscal, la querella ejercida por la viuda Graciela Soto y, naturalmente, el propio juzgado). Estaba previsto un perímetro policial a nueve kilómetros del lugar de los hechos.

De la reconstrucción debían participar el propio juez y su secretaria; el abogado Gustavo Lucero por la querella; el fiscal Manuel González, los funcionarios asistentes de la Justicia y las autoridades policiales. Los únicos testigos de los sucesos son el oficial Pedro Guerrero y Juan Marcos Fernández, actores principales de la reconstrucción a partir de sendos testimonios. Guerrero fue el compañero de Aigo y quien permaneció a la expectativa desde el móvil, mientras el sargento realizaba el registro de la camioneta en la que viajaban Fernández como propietario y conductor, Alexis Cortés Torres y el sindicado como autor de los disparos, Salazar Oporto.

ASESINATO DEL POLICÍA NEUQUINO


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Reconstruyen el momento del crimen de Aigo