Reflexiones a 40 años de los secuestros, torturas y crímenes



“En Neuquén los juicios que se están realizando no son los que debieron haber sido por el período de impunidad, a raíz de las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida”, dijo Noemí Labrune.

“Los imputados hoy no son los mismos que debieron haber sido a 10 años de cometer sus crímenes, cuando las víctimas tenían una vida por delante”, añadió.

“Hoy los represores están en el final de sus días y las víctimas construyeron, como pudieron, sus existencias más allá de lo que sufrieron”, sostuvo.

“Pero pasaron 30 años. Las sentencias ahora no son lo que esperábamos, pero estoy convencida de que trajeron beneficios a los que no hay que renunciar nunca. Una cosa es la justicia tardía y otra es que no haya justicia. Hay que detenerse en este mensaje claro que es el de sancionar el terrorismo de Estado, valores que habían sido borrados. Hay límites que no se pueden transgredir”, opinó.

Admitió que se han perdido varias batallas “porque el tiempo no se recupera, pero serían crímenes imposibles de reparar, un agujero negro, si la impunidad hubiera dominado esta parte de la historia”.


Comentarios


Reflexiones a 40 años de los secuestros, torturas y crímenes