Reformista obligado al compromiso



Tres vueltas electorales, una campaña de difamación y un ataque con veneno contra su vida fueron los obstáculos que Viktor Yushchenko tuvo que superar para convertirse en presidente de Ucrania. Lo que espera en los próximos días, sin embargo, no será más sencillo. Deberá lograr varios compromisos: entre la vieja casta oligarca y la “hambrienta” nueva clientela empresarial , entre el oeste y el este del país y entre la Unión Europea y la OTAN, por un lado, y Rusia, por el otro. El presidente saliente Leonid Kuchma, le deja un país minado por la corrupción, donde un cuarto de la población vive en la pobreza y en el que la economía es controlada por poderosos clanes político-financieros, muy vinculados con los rusos, y que defienden ferozmente sus intereses en el Parlamento. En enero, Yushchenko debe presentar al Parlamento un nuevo gobierno. La decisión sobre a quién propondrá como jefe de gobierno dará una señal económica. Si la elección recae en su compañera radicalizada Julia Timoshenko, habrá tormenta, porque eso implica un cambio en las actuales condiciones de repartición de bienes. Timoshenko tiene experiencia de gobierno y fuerza necesaria, pero para muchos su elección sería considerada una provocación. ‘El politólogo Alexander Litvinenko, espera otra variante. “Yushchenko es un político prudente. Seguramente propondrá a Alexander Moro”, presume Litvinenko. Su nombramiento sería una señal de compromiso con la vieja élite. La economía será prioridad. El periodista económico Boris Vuiko calcula que Yushchenko transformará radicalmente las estructuras económicas de su país. Pero el este marcado por la industria pesada necesita energía barata de Rusia, para poder competir a nivel internacional. Los rivales de Yushchenko sacaron ganancias millonarias de este negocio. La espina dorsal financiera de Yushchenko, la empresa mediana, que se está desarrollando tímidamente, apuesta en cambio por la lucha contra la corrupción, reglas de juego claras y una orientación hacia la Unión Europea. Se anunció que el presidente viajará primero a Moscú. Yushchenko es pragmático. Sin una relación tranquila con el Kremlin, todos los sueños ucranianos de integración en Occidente podrían verse condenados al fracaso. (DPA/AFP)

Nota asociada: Yushchenko ya se declaró presidente y su rival acude a la Justicia


Comentarios


Reformista obligado al compromiso