Regina busca endurecer sanciones por la venta de alcohol a menores 07-02-04



VILLA REGINA (AVR).- Con la aplicación de multas que van desde los 10 mil a los 30 mil pesos, y clausuras de 15 días a un año, el municipio reginense busca evitar la venta de bebidas alcohólicas a menores y por fuera de los horarios establecidos por ordenanza municipal.

La problemática de la venta de bebidas alcohólicas es un tema de constante revisión en el ámbito legislativo, sin que hasta el momento las normas en vigencia den resultados positivos para evitar que menores adquieran este tipo de bebidas en comercios que de por sí están violando las ordenanzas.

La nueva norma aún no fue tratada por el Concejo Deliberante, ya que el proyecto fue elaborado por el secretario legal y técnico del municipio, Eduardo Cailly, quien como primera medida presentó la iniciativa a la Cámara de Comercio, Industria y Producción de esta ciudad.

La idea es que la entidad mercantil, realice una revisión de la normativa, ya que la misma está dirigida a controlar al comercio dedicado a la venta de bebidas alcohólicas.

El proyecto presentado por Cailly reestablece horarios permitidos en los comercios, a excepción de aquellos que tengan una habilitación especial para la venta al copeo, tales los casos de restaurantes, bares y confiterías.

En los últimos años los horarios habían sido modificados y la iniciativa apunta a que sólo se puedan vender entre las 6 y las 24, horario tope para el cierre de los mismos.

Sin embargo, la principal modificación está centrada en cuanto a las multas que se podrían aplicar a los infractores.

En este sentido, la propuesta de Cailly apunta a imponer sanciones, que en el caso de la primera falta sería de 500 SAM, lo que equivale a un monto de 10.000 pesos, más la clausura por 15 días.

En el caso de reincidencia, la multa treparía a 1.000 SAM, el equivalente a 20 mil pesos y una clausura de 30 días, en tanto que por una tercera reincidencia la multa se eleva a 1.500 SAM, es decir 30 mil pesos y la clausura definitiva del comercio, más la inhabilitación de un año para que el propietario no pueda volver a pedir una habilitación comercial.

Al mismo tiempo, el proyecto de ordenanza apunta a otorgar a los inspectores y al juez de faltas municipal de mayor herramientas para hacer efectivo el accionar en el control de venta de bebidas alcohólicas.

En este caso el proyecto agrega, como facultad para el juez de faltas municipal, el poder de clausurar provisoriamente el comercio sancionada, hasta tanto la autoridad dicte la sentencia respectiva, computando los días de clausura preventiva dentro la sanción impuesta.


Comentarios


Regina busca endurecer sanciones por la venta de alcohol a menores 07-02-04