Cayeron los préstamos y el uso de tarjeta de crédito

Es el descenso más importante desde el 2003. Hay menos demanda y más gente endeudada.

17 jun 2014 - 00:00

NEUQUÉN (AN).- La cantidad de préstamos personales y uso de tarjeta de crédito para consumo en la provincia de Neuquén registró un descenso del 9,7% en el primer trimestre de este año en comparación con el mismo período del año pasado. No se había registrado un descenso en el uso del crédito para consumo desde 2003, según se desprende de un informe de la consultora Noanomic en base a datos del Banco Central de la República Argentina.

El documento ubica a Neuquén por encima del promedio nacional de baja en el uso de este mecanismo de financiamiento. Lo encabeza La Pampa con una reducción del 20,2% y la más baja es Formosa con un 1,3% negativo. El promedio nacional de reducción del uso de crédito es del 9,2 %.

En cuanto a las tasas de interés, el promedio en Neuquén es del 37,7% en su versión nominal anual con un aumento del 7,1% en comparación con igual período del año anterior.

El informe que elaboró Félix Piacentini indicó que las jurisdicciones donde más se encareció el financiamiento son Formosa, con 17 puntos porcentuales más que en el primer trimestre del año pasado, y en el extremo inferior se ubican Río Negro y La Rioja con sólo dos puntos porcentuales.

El documento interpretó que “al compás del enfriamiento económico, el financiamiento a las familias comenzó a mostrar signos de agotamiento con tasas negativas en 15 de las 24 provincias, el año pasado, y en el primer trimestre de este año se confirmó la tendencia y el stock total de préstamos a familias en términos reales se desplomó 9,2%, la peor caída en 10 años, y los registros negativos se repiten en las 24 jurisdicciones con bajas que para la mayoría de ellas no se veían desde la crisis de 2009”.

Tras apuntar que “la última vez que se presentaron tasas negativas en todas las jurisdicciones había sido en el segundo trimestre de 2003”. Agregó que descontada la inflación la tasa de interés puede resultar negativa pero advirtió que “en el mismo lapso, la materia prima de los préstamos, el nivel de depósitos reales, descendió un 10% disminuyendo por ende la capacidad de otorgar nuevo financiamiento de los bancos”.

Observó que junto a una mejor oferta y racionamiento del crédito también operó una demanda, por parte de las familias, “mucho más débil y cauta”.

El análisis se basa en los informes del Banco Central que involucra a los trabajadores formales públicos y privados bajo la figura de préstamos personales, prendarios y financiación de tarjetas de crédito que permiten expandir el consumo.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.