Denuncian vuelos entre Sierra Grande y Malvinas

La gobernadora de Tierra del Fuego pidió explicaciones.

Utilizarían la pista privada, donde no hay radares.

23 may 2010 - 00:00

VIEDMA (AV).- La posible conexión aérea clandestina entre la pista que empresarios poseen cerca de Sierra Grande y las Islas Malvinas -denunciada por medios fueguinos en los últimos días- motivó la preocupación de la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, quien pidió explicaciones a la Cancillería y al Ministerio de Defensa de la Nación.

Así lo informó ayer el Diario del Fin del Mundo, que se hizo eco de portales de internet que dan cuenta de que una aeronave con matrícula extranjera voló sin autorización ni control de la Fuerza Aérea ni de la Marina Argentina entre Malvinas y el aeropuerto privado de Bahía Dorada, propiedad de Nicolás Van Ditmar, ligado a Joe Lewis, en Lago Escondido.

La información difundida por los sitios www.patagoniawouk. com.ar , www.lalicuadoratdf. com.ar, www.redintdf.com.ar y después recogida por el Diario del Fin del Mundo, cita como fuente a informes de “inteligencia”, que además aseguran que no hay radares en el área que permitan detectar el tráfico aéreo, lo cual también fue corroborado por el Ministerio de Defensa de la Nación en una respuesta reciente a legisladores rionegrinos (ver aparte).

Según esa información, la firma que opera la pista de Puerto Lobos, en cercanías de Sierra Grande, es Tavistock Aviation Argentina Sociedad Anónima, con domicilio legal en la calle Maipú Nº 1.300, 10º piso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, subsidiaria de Travistock Holding, de origen norteamericano, con domicilio en Argentina en la calle Maipú Nº 1.210, 5º piso de Buenos Aires.

“Nadie sabe qué utilidad le dan a la pista, qué frecuencia de vuelos, si son nacionales o internacionales, si son de carga o pasajeros, quién los controla, si pasan por Aduana o Migraciones”, dicen los medios digitales fueguinos.

Además, aseguran que la aeronave que más frecuentemente opera en esa pista, es el Dassault Falcon 900, ex matrícula norteamericana N158JA, normalmente a cargo del Capitán John Zoller, piloto oriundo de Orlando, Estados Unidos.

La pista fue construida por la Empresa Viarse SA en un campo propiedad de Nicolás Bernardo Van Ditmar, presidente y accionista de Bahía Dorada SA y Hidden Lake SA, socio del magnate británico que es dueño de Lago Escondido. Está operando desde el 23 de febrero de 2008, fecha en el que aterrizó la primera aeronave, un Beechcraft King Air B90.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.