Echaron al comisario que no quiso liberar la zona en Plaza Huincul

"Es una sanción encubierta", afirmó el comisario inspector Morales

17 oct 2007 - 00:00

NEUQUÉN (AN)- El gobierno echó al comisario inspector Luis Morales, uno de los oficiales que en marzo del año pasado se negó a liberar la zona en Plaza Huincul, donde se enfrentaron docentes que realizaban un piquete y supuestos obreros de la UOCRA que los fueron a desalojar.

"Es una sanción encubierta, aunque no lo dicen", afirmó ayer Morales en diálogo con "Río Negro". El decreto que dispuso su retiro obligatorio está fechado el 27 de setiembre y lo firman Federico Brollo como gobernador a cargo y Jorge Lara, ministro de Gobierno. Según informó el oficial, "no tiene ningún fundamento serio".

Morales recordó que el ex jefe de la Policía, Carlos Zalazar, "ya le había pedido mi retiro al gobernador Jorge Sobisch el 31 de marzo pasado, cuando cumplí un año en disponibilidad". El asunto no llegó a definirse porque cuatro días más tarde fue asesinado Carlos Fuentealba en Arroyito y Zalazar tuvo que dejar la Jefatura.

"Tengo 28 años de servicio. Me faltaba poco para retirarme, y no quería irme de esta manera", agregó Morales. En contrapartida, "la denuncia penal que hicimos lleva un año y medio sin novedades".

Esa denuncia está radicada en el juzgado 5 de Marcelo Benavides y la imputación podría llegar hasta Sobisch, porque el gobernador admitió que él dio la orden de liberar la zona en Plaza Huincul. Podría haber cometido "abuso de autoridad".

Los enfrentamientos ocurrieron el 30 de marzo del año pasado. En el contexto de un plan de lucha, los docentes de ATEN cortaron el acceso a la destilería en la ciudad petrolera, y un grupo de personas con cascos de la UOCRA entre los que había punteros políticos del MPN, policías y hasta personas con antecedentes delictivos los corrieron a golpes.

La policía estaba en el lugar, pero recibió la orden de no intervenir. Morales, el comisario inspector Leonel Seguel y el subcomisario Mario Zambrano la desobedecieron, y evitaron así que los incidentes fueran peores.

A los tres los pasaron en disponibilidad, es decir, sin destino en ninguna unidad. Seguel se retiró, a Morales lo echaron ahora, y Zambrano es el único que continúa formalmente en actividad.

En julio pasado, la Jefatura sometió a Morales a un juicio interno por supuestas faltas éticas del que resultó sobreseído. "Ya está, me cortaron la carrera, y lo único que hice fue cumplir con la Constitución", se lamentó Morales ayer.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.