Empresas ponen sus ojos en jóvenes de escuelas técnicas

Las orientaciones en química, informática, energías renovables, hotelería y electrónica son las más buscadas según un informe del Ministerio de Educación de Río Negro.

07 dic 2018 - 00:00

Las orientaciones en química, informática, energías renovables, hotelería y electrónica son las más buscadas, en tanto que los estudiantes de las escuelas secundarias agropecuarias ingresan al mundo del trabajo a través de distintos emprendimientos; señala un informe del Ministerio de Educación sobre la inserción laboral de los egresados.

La mayoría de los estudiantes de Cinco Saltos, Cipolletti, Catriel, Allen, Bariloche y San Antonio tienen prácticamente asegurado el primer empleo como producto de la formación en los Centros de Educación Técnica.

El interés por los contenidos, la posibilidad de aprender un oficio con rápida salida laboral y la base sólida que otorga para continuar con estudios superiores son los tres aspectos más relevantes que cada vez motivan más a familias y jóvenes a elegir la educación técnica; señala el informe oficial.

Para ello, la cartera educativa desarrolló una vinculación estratégica entre las economías regionales y los contenidos de las orientaciones técnicas, decisión que allana el camino para la inserción laboral de los egresados.

“Esta escuela está muy relacionada con las actividades productivas , incluso tenemos un régimen de pasantías para los estudiantes, algo que les permite un mayor conocimiento de la actividad para la que se han preparado”; destaca el vicedirector del CET 5 de Cinco Saltos, Ademar Sepúlveda.

La orientación química habilita a los egresados para desempeñarse en un abanico de actividades diversas. “Algunos tienen trabajo rápidamente, eso depende de la urgencia de las empresas, pero durante todo el año hay ofrecimientos laborales por la relación directa entre el perfil que estudian nuestros jóvenes y la actividad de la zona. Aquí tenemos petroleras, productoras de alimentos y laboratorios de análisis clínicos que requieren ese perfil”.

En Conesa, el CET 4 -uno de los primeros formadores de técnicos- cuenta con “una importante raíz en el colectivo social. Nuestra escuela es indivisible de lo que es nuestra localidad y su desarrollo”; según su director Fernando Ivar.

Mientras que en la zona Andina, las posibilidades de inclusión en el mercado de trabajo son similares alas de la región de los valles como relata la directora del CET 25, Carola Ganuza.

Más conocida como Escuela de Hotelería y Gastronomía de Bariloche, este establecimiento ofrece una modalidad “totalmente afín con el perfil productivo de la ciudad, centrado en la actividad turística”; sostiene la directora.

Una buena alternativa
En el período 2011-2018 la matrícula creció más del 70%. Pasó de 8.836 a 15.600 alumnos.
Casi el 46% lo hizo por interés vocacional.
El 23% por una mejor preparación para el trabajo.
El 11,5% como una vía para seguir estudiando.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.