Impulsan suspensión de obras para proteger el cerro Otto

La medida se aplicará sobre las áreas frágiles de la ladera norte mientras se elabora un plan “particularizado”. En el lugar ya se habilitaron dos proyectos Procrear.

10 ene 2015 - 00:00

En los últimos días de diciembre el Ejecutivo impulsó la creación de un “áreas de vulnerabilidad ambiental” sobre una extensa franja del faldeo norte del cerro Otto, con suspenderá el otorgamiento de nuevos permisos de obra mientras se inicia una revisión de las normas urbanísticas que contemple la fragilidad ambiental y geológica de ese sector.

El proyecto fue bien acogido por el Concejo Municipal que no llegó a tratarlo en la última sesión del año pero le dio prioridad para el período legislativo 2015. La premura, solicitada por la Subsecretaría de Planeamiento obedece a la fuerte presión que ejerce el mercado inmobiliario sobre varios loteos disponibles sobre la cota 900 que se ofrecen a precios accesibles para el plan Procrear.

De hecho, en octubre se conoció el otorgamiento de dos permisos para construir viviendas financiadas por ese programa nacional, en las últimas cuadras de la calle Saihueque -la zona más alta del barrio Rancho Grande- donde está vedado el apeo de árboles y durante largo tiempo estuvo paralizado el inicio de nuevas construcciones.

El subsecretario de Planeamiento Territorial, Marcelo Frischknecht, explicó a “DeBariloche” que existen varias parcelas de Melipal II y la franja alta de la ladera norte que se ofrecen a precios accesibles para el Procrear pero que su desarrollo representaría un grave conflicto urbanístico y de provisión de servicios.

El proyecto de ordenanza crea un área general de vulnerabilidad ambiental en la franja de la ladera norte que se ubica por encima de la cota 900 y define cinco categorías de protección diferentes dentro de ese sector: las interfaces I y II del área amortiguación ambiental, la zona de “reconversión ambiental” estricta y la de “edificaciones aisladas” dentro de ese sector. Por ultimo describe una amplia franja territorial afectada a la revisión de la ley provincial 4552, de Ordenamiento Territorial de Bosques.

La iniciativa suspende por 60 días el inicio de toda tramitación administrativa para nueva obras dentro del área de reconversión ambiental y edificaciones aisladas, al igual que los trámites en curso que no cuenten con aprobación definitiva, para favorecer la aprobación del “plan particularizado del área de vulnerabilidad ambiental”.

El nuevo plan normativo que busca proteger la ladera más frágil del cerro Otto, caracterizada por fuertes pendientes, cañadones, inestabilidad geológica y fitogeográfica, deberá pasar por todos los trámites y pasos del Rango I del Código Urbano.

Frischknecht recordó que “toda modificación del código debe pasar por el Rango I” aunque se mostró confiado de llegar alcanzar los consensos necesarios para la nueva normativa ya que el estudio fue elaborado por la repartición a su cargo, la Subsecretaría de Medio Ambiente municipal y la Dirección de Bosques provincial y está listo. “Nos tomamos este margen de tiempo para poder consensuar los cambios con todo los sectores y llevarlos a audiencia pública”, dijo.

El proyecto de ordenanza define además que la Subsecretaría de Gestión Urbana procederá a paralizar las obras ya iniciadas dentro de la zonas de reconversión ambiental y edificaciones aisladas por el mismo plazo, 60 días, para relevar su estado y evaluar las condiciones de continuidad. También suspende los permisos de inicio de obra y detalla los trabajos que se pueden realizar.

En 2006 el Ministerio de Producción rionegrino impuso una restricción total de apeo de árboles, movimientos de suelo y sotobosque, mediante resolución 1239/06, que paralizó toda obra en la fragil ladera norte con un objetivo similar que no se llevó a cabo por las divergencias con el municipio. Finalmente las restricciones cayeron favoreciendo el avance de obras en las zonas de riesgo.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.