Insfrán marchaba hacia la victoria en Formosa

Todos los boca de urna lo dieron ganador.

20 oct 2003 - 00:00

FORMOSA.- El lento escrutinio de la elección realizada ayer en Formosa, debido sobre todo a la Ley de Lemas, no permitía al cierre de esta edición conocer todavía el resultado, aunque todos los sondeos a boca de urna indicaban una victoria clara del gobernador Gildo Insfrán, que se presentó por su segunda reelección. Recién a las 21,45, se conoció el primer dato oficial del escrutinio provisorio. El oficialismo se imponía en ese momento por 22 votos para gobernador, vice y diputados nacionales, contra cero sufragio para los demás candidatos

Horas antes, la última encuesta, realizada a boca de urna por la consultora de Enrique Zuleta Puceiro, indicaba que la única fórmula que presentó el justicialismo, integrada por Insfrán y Floro Bogado, se impondría por el 67,1% de los votos. En tanto, el candidato Gabriel Hernández, el más votado de la opositora Confederación Frente de Todos -conformada por peronistas y radicales-, lograría el 30,6 por ciento, seguido de fórmulas que no conseguirían mucho más del uno por ciento de las preferencias.

Este relevamiento de datos era casi coincidente con encuestas previas, de forma tal que la definición más esperada pasaba por saber si el oficialismo se quedaría con dos o con los tres diputados nacionales que se votaron ayer. Si esos datos se confirman sería el resultado más elevado con que un candidato gana la gobernación en Formosa desde el retorno de la democracia.

De esta forma, Insfrán lograría retener la gobernación, que conduce desde 1995, y para lo cual debió promover la reforma constitucional que habilitara en la provincia la reelección indefinida, algo que se llevó a cabo a mediados de este año. Justamente, fue en las jornadas previas a la elección de convencionales constituyentes cuando el presidente Néstor Kirchner, recién asumido, llegó a Formosa para dar su primer demostración de respaldo a Insfán, tras los comicios del 27 de abril.

Ese día, el actual jefe de Estado le ganó cómodo en esta provincia a su principal rival, Carlos Menem, gracias a que el mandatario formoseño puso a su favor el poderoso aparato del PJ. La segunda visita de Kirchner fue la semana pasada para inaugurar obras en el área de la salud y dar un nuevo espaldarazo a uno de sus principales aliados, aún cuando desde antes Insfrán tenía un triunfo casi asegurado.

En esta provincia, la más pobre del país, hubo 301.924 ciudadanos habilitados para votar en 895 mesas, de los que habría participado alrededor del 65 por ciento (DyN y Télam)

FORMOSA.- El gobernador justicialista Gildo Insfrán, que ayer logró su reelección para un tercer mandato consecutivo, es de profesión veterinario, pero desde 1983, cuando ingresó por primera vez a la Legislatura de Formosa como diputado, no dejó de tener un rol protagónico en la vida política de la provincia. Desde su banca legislativa, pasó a ser el vicegobernador en 1987, acompañando al gobernador Vicente Bienvenido Joga.

El cargo de vicegobernador fue ocupado por él en dos períodos: 1987-1991 y 1991-1995, cuando llegó a ser gobernador por primera vez. En 1999, cuando fenecía su mandato, logró una habilitación judicial que interpretó la letra de la Constitución provincial y lo dejó en carrera en su primera reelección. Para la presente candidatura a la re-reelección, su partido -que preside desde 1995- obtuvo un claro triunfo en los comicios constituyentes, donde los convencionales lograron destrabar la posibilidad de que Insfrán se pueda presentar eliminando la cláusula que impedía las reelecciones.

El 4 de agosto de este año le deparó a Insfrán uno de los más duros momentos de su vida, cuando se suicidó su hijo de 17 años. Este hecho no lo doblegó en sus aspiraciones políticas y continuó al frente del Poder Ejecutivo y de la campaña por la reelección. Esta casado con Teresa Baldús y tiene dos hijas mujeres, una de 22 años y otra 23, que cursan estudios universitarios en Córdoba.

Insfrán, que alguna vez comulgó con el menemismo y hoy se presenta como el principal aliado en Formosa del presidente Néstor Kirchner, nació hace 50 años en Laguna Blanca, 170 kilómetros al norte de esta capital, donde aún viven sus familiares y donde sepultó a su único hijo varón. (DyN)

MENDOZA.- Más de un millón de mendocinos deberán elegir el próximo fin de semana gobernador y vice, tres senadores y cinco diputados nacionales, además de legisladores provinciales, intendentes y concejales para cubrir cargos en los 18 departamentos en los que se divide la provincia que actualmente está gobernada por el radical Roberto Iglesias.

A nivel provincial, la Legislatura de Mendoza renovará las bancas de 19 senadores, 24 diputados y 98 ediles departamentales. A pesar de que para esta contienda se anotaron once partidos y alianzas, las elecciones una vez más se polarizarán entre justicialistas y radicales. Desde el último restablecimiento de la democracia el peronismo ganó tres elecciones y la UCR dos.

En 1983 el triunfo fue para el radical Santiago Felipe Llaver quien fue reemplazado en 1897 por el peronista y actual embajador en los Estados Unidos, José Octavio Bordón, a quien le siguieron sus compañeros de partido Rodolfo Gabrielli y Arturo Lafalla.

En 1999 el triunfo fue para la Alianza y el gobernador electo fue el radical Iglesias. El próximo domingo están habilitados para votar 1.076.309 electores que votarán en 2.644 mesas distribuidas en 439 centros de votación. La confrontación está encabezada por el diputado nacional justicialista Guillermo Amstutz, quien encabeza todas las encuestas, y por el radical Julio Cobos, actual decano de la Universidad Tecnológica Nacional y ex ministro de Obras Públicas en la gestión de Roberto Iglesias. El candidato justicialista se fortaleció durante la campaña con el apoyo del presidente Kirchner, quien visitó hace poco la localidad de Malargüe, y por la presencia de varios ministros del gabinete nacional. (Télam)

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.