La Anónima se “comprometió a mantener las fuentes de trabajo” en Topsy

Así lo informó la abogada Natalia Hormazábal, luego del encuentro en Trabajo.

11 nov 2014 - 00:00

Los representantes de La Anónima ratificaron ayer que la compra de los supermercados Topsy y Bomba no afectará los puestos de trabajo, durante una audiencia realizada ayer por la mañana con empleados y miembros del Ceprodh en la subsecretaría de Trabajo. La instancia de diálogo había sido solicitada por trabajadores de las sucursales en venta, ante la falta de información sobre lo que ocurrirá con su empleo una vez que se formalice la venta, el 2 de febrero.

La abogada del Ceprodh, Natalia Hormazábal, informó que la audiencia fue positiva, ya que se hicieron presentes tanto los representantes de La Anónima como de Cedicom (Topsy-Bomba), quienes brindaron información a los trabajadores respecto del acuerdo. El Centro de Empleados de Comercio (CEC) no se presentó a la audiencia, pese a haber sido convocado.

Hormazábal detalló que en los referentes de las firmas “explicaron que se firmó un acta de intención el 6 de noviembre que implica un contrato a partir del 2 de febrero para transferir la razón social, marca, mobiliario y el personal”. La abogada sostuvo que los empresarios “se comprometieron a mantener las fuentes de trabajo y derechos laborales adquiridos por los trabajadores”, expresión que fue plasmada en un acta firmada por todas las partes. “Existe un principio de intención de no despedir”, agregó.

La cadena nacional de supermercados La Anónima se hará cargo de las 34 sucursales de Topsy y Bomba desde el año que viene, tras una operación que se cerró en 40 millones de pesos por el fondo de comercio. Aparte se negociará el pago de las mercaderías y otros activos.

Tranquilidad

“El encuentro sirvió para llevar tranquilidad a los trabajadores que aún no habían recibido información sobre la venta de parte de las empresas, sólo a través de rumores y los medios de comunicación”, dijo Hormazábal, quien además explicó que los empleados recurrieron al Ceprodh al no sentirse contenidos por el sindicato que los agrupa.

La firma Cedicom -propietaria de Topsy y Bomba- tiene presencia en ocho ciudades y unos 1.100 empleados en total, algunos con más de 30 años de antigüedad. Según explicó días atrás a “Río Negro” el dueño de La Anónima, Federico Braun, el crecimiento de la capital y el desembarco de la cadena Coto fueron decisivos para que se reactivaran las negociaciones para quedarse con Topsy y Bomba. “La Anónima con sus tres locales tenía una presencia pequeña en relación a nuestros competidores, hace tiempo que queríamos crecer”, argumentó.

Agencia Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.