La devaluación impactó en las investigaciones

Los proyectos de la Universidad Nacional del Comahue tienen que hacer frente al encarecimiento de los insumos y el equipamiento. También al atraso en las partidas presupuestarias.

29 jul 2018 - 00:10

La devaluación del peso impactó fuertemente en el financiamiento de las investigaciones que se realizan en la Universidad Nacional del Comahue (UNC), especialmente las que se desarrollan en laboratorio. Los insumos y el equipamiento, que se adquieren en el exterior, se encarecieron y hay un notable retraso en las partidas asignadas a los proyectos de Ciencia y Tecnología por parte de la administración nacional.

Uno de los casos emblemáticos es el del Instituto de Investigación y Desarrollo en Ingeniería y Procesos, Biotecnologías y Energías Alternativas (Probien), que tiene una doble dependencia: al Conicet y a la UNC.

“Nosotros tenemos algunos proyectos de financiamiento, generalmente son proyectos que tienen subsidios del ministerio de Ciencia y Tecnología. Un proyecto ganado por un investigador tiene un cierto valor asociado: dinero para determinas compras, insumos para solventar las investigaciones. Eso incluye equipamiento, insumos como pueden ser patrones cromatográficos o de otras técnicas y que su valor está en dólares o en euros. Se compran en el exterior. Esto que en un momento valía determinada cantidad de dinero ahora tiene un valor que sigue siendo en dólares o en euros, pero nosotros tenemos los subsidios en pesos”, explicó Germán Mazza, doctor en Ingeniería Química y director del Probien.

Como ejemplo contó que ganaron la compra de un equipo de Rayos X, en un proyecto de la Agencia de Promoción Científica y Tecnológica, por un monto de 6 millones de pesos. “Estaba pautado con un dólar que en ese momento estaba en 19 o 18 pesos. No es lo mismo que uno a casi 30. Lo que importa es la relación presupuesto otorgado a valor en dólares, que es lo que varió y mucho”, detalló.

Mazza afirmó que los costos también afectan la participación en congresos internacionales, que es un aspecto ponderado en la trayectoria académica. “O uno pone el dinero de su propio bolsillo, o de lo contrario cancela el viaje”, dijo.

Los becarios son otro de los eslabones perjudicados (ver aparte). El Probien tiene un proyecto institucional sobre valorización de residuos en la Norpatagonia, que obtuvo financiamiento de Conicet. Empezó en 2017. A esta altura deberían haberles girado 2 millones de pesos y han recibido 250.000. “La demora es por el retraso de partidas por parte del ministerio de Ciencia y Tecnología, del cual depende el Conicet, pero que a su vez no es un problema del ministerio, sino que es un problema directamente de la administración económica, del ministerio de Economía”, indicó el doctor.

Los becarios en Ciencias Sociales
Los becarios doctorales y posdoctorales son uno de los eslabones más perjudicados en el sistema científico tecnológico nacional. Especialmente los que están abocados a las Ciencias Sociales.
“Tenemos un estipendio. Ese estipendio te lo pagan todos los meses, la misma cantidad de plata, pero no tenés aguinaldo, ni aportes jubilatorios. Si vos tenés otro trabajo, como por ejemplo en la universidad, que podés complementar la beca con la universidad, tenés obra social. Ahora sino el estipendio incluye obra social, pero solamente para la persona que está becada, no para su grupo familiar”, explicó sobre la situación Lorena Riffo, becaria doctoral del Ipehcs. Y agregó: “Esas son las consecuencias de no tener un salario fijo, y en un contexto de devaluación, donde te va aumentando el costo del trabajo de campo, terminás financiando vos por tu cuenta todo”.
“El impacto [de la devaluación] ha sido muy grande porque los proyectos en sí dependen mucho de la adquisición de equipamiento”,
aseguró Germán Mazza, director del Instituto Probien
Neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.