Sapag y Farizano izaron la bandera de la ciudad

Con funcionarios provinciales y municipales, miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, y vecinos se llevó a cabo, bajo la llovizna, la ceremonia por un nuevo año de la capital provincial.

12 sep 2010 - 00:00

Esta mañana se realizó el acto protocolar por el 106º aniversario de la capitalidad de Neuquén en la Plaza del Centenario, con la participación del gobernador Jorge Sapag y el intendente Martín Farizano, donde se bendijo e izó por primera vez la recientemente creada bandera de la ciudad.

En la ceremonia estuvieron además autoridades provinciales y municipales, miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad y vecinos. Comenzó a las 10 con el izamiento de la bandera Argentina, mientras el cantante Jonatan Lillo acompañado por la Banda del Ejército interpretaba el Himno Nacional.

Mientras se aguardaba que las condiciones climáticas permitieran el lanzamiento de un paracaidista con la bandera de la ciudad, Farizano distribuyó copias del emblema a algunos presentes, entre ellos a su creador, el artista plástico Carlos Juárez.

Cuando el paracaidista Daniel Petrecca aterrizó, fue recibido por un grupo de chicos vestidos con el uniforme histórico del regimiento de Granaderos a Caballo y finalmente el obispo Marcelo Melani y el pastor Omar Agüero bendijeron la bandera y pronunciaron su bendición, para después ser izada en el tercer mástil ubicado en la Plaza.

Luego, se descubrió una placa que recuerda el acontecimiento, y entonces, el jefe comunal apeló a la “tolerancia entre los argentinos” como elemento central de la convivencia social y describió las situaciones que deben afrontarse en sociedades modernas como la de la ciudad de Neuquén, en un contexto de búsqueda de “puntos comunes” para el encuentro de soluciones.

Finalmente, el gobernador Jorge Sapag elogió la lucha de los pioneros y los fundadores de la ciudad y de la provincia, y convocó a buscar la confluencia de los objetivos y de los propósitos y “seguir luchando por la paz y por la integración” de la Patagonia y de la Argentina.

Luego de la ceremonia, los presentes compartieron una torta en una carpa instalada en la vereda de avenida Argentina próxima al monumento a Olascoaga y finalmente, las autoridades se dirigieron al Palacio Municipal para buscar una ofrenda floral que se colocó en el monolito que recuerda a los pioneros y a los primeros vecinos.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.