"Sobran pruebas de que Firmenich fue informante"

DERECHOS HUMANOS

16 ago 2003 - 00:00

BUENOS AIRES (ABA) . - Para el periodista norteamericano Martín Andersen, existen una "cantidad increíble de pruebas" acerca de que el ex jefe Montonero, Mario Firmenich, fue "informante" del Batallón 601 y que su colaboracionismo derivó en la caída de innumerables integrantes de esa fuerza guerrillera.

En diálogo con "Río Negro" desde Washington, Andersen dio detalles de su investigación, que fue tomada por el juez federal Claudio Bonadío como uno de los principales sustentos para disponer la detención de Firmenich, Fernando Vaca Narvaja y Roberto Cirilo Perdía, sospechados de ser responsables del secuestro y desaparición de 15 miembros de la organización durante una contraofensiva realizada entre 1979 y 1980.

"Para mí no es ninguna sorpresa, sobran datos que revelan la calidad de 'doble agente' de Firmenich", advirtió Andersen, quien mencionó como uno de los principales elementos lo que le confió "una fuente muy calificada de la Embajada norteamericana en Buenos Aires que en ese momento pertenecía al FBI".

Se trata de Robert Schrerer, de quien Andersen recibió dos cartas que acreditaban que Firmenich trabajaba para el Batallón 601 y que, entre otras cosas, habría "vendido" a su par del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), Mario Santucho.

"Pongo esa documentación a disposición del juez Bonadío para contribuir con su tarea", indicó a este cronista el autor del libro "Dossier Secreto", quien agregó que dicho magistrado también dispone de documentación emanada del propio Ejército.

La "entrega"

Acerca del proceso judicial que está conmocionando al país, se consultó al reportero estadounidense:

- El episodio que investiga Bonadío:¿fue una contraofensiva desesperada, o Firmenich acordó la "entrega" de sus adherentes?

- Fue liquidar un "mal negocio". Montoneros ya estaba "en la lona". Si Firmenich actuó de esa forma en casi toda la década del '70, era casi obvia su disposición a infiltrar la información para que cayeran todos.

- ¿Por qué nadie dentro de la organización lo denunció durante aquellos años?

- Hubo sospechas, porque el mismo Juan Gelman o Miguel Bonasso -que "llegó muy tarde" a esta causa-, coincidieron en que esta contraofensiva final era un disparate total, lo que quedó comprobado cuando todos cayeron apenas pisaron suelo argentino. Por otra parte, admitir que el jefe montonero trabajaba en una "doble vía" era reconocer que todos eran "tontos inútiles", algo farsesco.

- ¿Cómo se concretó el acuerdo de Firmenich con las Fuerzas Armadas?

- A través del general Alberto Balín, quien se desempeñara como coronel del Batallón 601; después ascendió a jefe de Inteligencia Militar, para luego ser trasladado a Panamá como embajador (allí participó en la guerra clandestina fomentada por Ronald Reagan contra el sandinismo), según se lo confió a Shrerer.

- También se habló de un acuerdo de Firmenich con el entonces jefe de la Marina, Emilio Massera.

- Hay que recordar que los servicios de inteligencia del Ejército y el Naval eran muy rivales; pero es posible que haya tenido alguna tertulia con Massera porque jugaba a dos puntas. Sobre eso no tengo pruebas, aunque e muy probable.

- Además de Firmenich, quedaron procesados en la misma causa Vaca Narvaja y Perdía. ¿Usted equipara el comportamiento de los tres?

- Hay una gran diferencia, al menos entre Firmenich y Vaca Narvaja. La familia de Firmenich vivió muy tranquila durante todo el Proceso Militar, incluso cuando la mujer cayó presa después de la voladura de Coordinación Federal (en julio de 1976) moría mucha gente, pero ella no fue hostigada, pudo dar a luz al hijo de Firmenich en cautiverio y a posteriori salieron del país con pasaporte argentino. En cambio, Vaca Narvaja fue víctima: perdió a su padre. El caso de Perdía es el de un típico cuadro militar que es probable que trabajara con Firmenich como infiltrado, aunque no tengo elementos de juicio contundentes al respecto.

- ¿La personalidad de Roberto Galimberti se asemejaba a la de Firmenich?

- Galimberti fue siempre un gangster, pistolero de izquierda y de la CIA - A la vez, ¿Montoneros no mantenía contactos frecuentes con La Habana y el gobierno castrista?

- En 1985, de la Embajada cubana me dijeron que la mitad de los componentes de la organización eran revolucionarios auténticos, las fuentes de inteligencia fueron detectando un doble juego.

- ¿No es paradójico que los guerrilleros sean procesados por actos contra sus propios camaradas y no por los asesinatos que cometieron?

- Es que Menem indultó a Firmenich y a los militares. En su momento hablé con Alberto Kohan (ex secretario de la Presidencia) en la Embajada argentina en Washington. Le comenté que "una mano no lava la otra", que las cúpulas castrenses y guerrilleras fueron dos caras de una misma moneda: ambos fueron militares, ante lo cual Kohan me contestó: "a esta altura qué importa". Fue todo muy cínico.

- ¿Los movimientos subversivos (Montoneros, ERP), recibieron respuestas diferentes de parte de lo que fue el terrorismo de Estado?

- El terrorismo de cualquier signo le hizo mucho mal al país, pero lo cierto es que tuvieron diversas actitudes y la mayoría de los muertos pertenecieron al marxismo clasista.

- ¿Le parece positivo el intento de Bonadío de reabrir estas causas?

- Sí, porque muchos vivieron periodísticamente un idilio como Horacio Verbitsky y Miguel Bonasso, fueron oficiales montoneros disidentes y puede ser ésta la hora que se rectifiquen .

Claudio Rabinovitch

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.