Una protesta que cumple 52 días y tres noches de acampe

Se trata de los trabajadores de Termas que residen en Loncopué. Piden que 80 personas pasen a planta permanente.

12 sep 2018 - 00:00

Con tres noches ya de acampe a la intemperie en la plaza frente a la Gobernación se cumplen hoy 52 días de protesta de los trabajadores de Termas que residen en Loncopué. Piden que 80 personas pasen a planta permanente continúa.

“Se firmó el convenio colectivo de trabajo y gente que estaba en la misma situación que nosotros, en planta temporaria, la pasaron a planta permanente. Y a nosotros nos dejaron afuera. Los que pasaron a permanente era mucha gente que tenía una temporada o menos de una temporada y nosotros que tenemos más de 20 temporadas nos dejaron únicamente en la planta temporaria”, explicó Armando Betancur, uno de los manifestantes.

Jimena Encina, es una de las voceras y hace nueve temporadas cumple funciones como bañera. “Que se nos dé la oportunidad de ingresar dentro de ese decreto, que nos anexen al de los 18 que ya pasaron que son pocos. Nosotros somos 80”, indicó.

La trabajadora dijo que otro grupo se encuentra desde que inició el conflicto a la vera de la ruta provincial 61 en el acceso a Loncopué y a metros de la sede termas. Además señaló ayer que 10 personas hacían los 300 kilómetros hasta la capital para sumarse al acampe.

A las 11 fueron recibidos en la Legislatura en la Comisión de Trabajo.

En declaraciones a Radio CALF el gerente del Ente Provincial de Termas del Neuquén, Adalberto Urrutia, manifestó “quieren ser permanentes los doce meses, el tema es que son de temporada, es imposible para la empresa y el gobierno de la provincia poder darle la planta permanente cuando ya no hay más trabajo”, dijo.

“Podríamos haber pasado todos los temporarios a planta permanente. Ya permanecemos hace varias temporadas, no somos nuevos”.
Jimena Encina | Una de las trabajadoras que realiza el acampe.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.