Weretilneck viajó a Buenos Aires y Gutiérrez espera contacto con Nación

En medio de la incertidumbre que reina ante los posibles anuncios de presidencia, los mandatarios tuvieron cautela al posicionarse sobre el tema.

02 sep 2018 - 18:38

Los gobernadores de Río Negro y Neuquén se mostraron cautelosos a la hora de ser consultados por los nuevos anuncios que se darán a conocer mañana por el gobierno nacional.

El mandatario rionegrino, Alberto Weretilneck, exhibió un costado crítico en la inminencia de dar luz al paquete de medidas que presentará el gobierno nacional para resolver la crisis económica. Planteó en reiteradas oportunidades que la Presidencia de la Nación debe explicar un plan económico porque “la reducción del déficit no es un plan económico, sino que se trata de una medida como tantas otras”. Como consecuencia de la grave situación, el mandatario provincial viajó a Buenos Aires tras presidir el acto central de inauguración de la Exposición Ganadería de Río Colorado.

Mañana tiene previsto mantener reuniones con algunos funcionarios del gobierno nacional para conocer de cerca los términos de las nuevas medidas de ajuste. Para el martes a las 13, los ministros de Economía de las provincias están convocados a un nuevo encuentro y que representan la continuidad de otros anteriores. Al parecer, en esas reuniones algunos representantes provinciales propusieron que el ajuste del déficit no venga solamente por el lado de los gastos sino también por el de los ingresos; de acuerdo a lo que se supo ayer en esta capital. En ese marco, se insistió en la recomendación de volver a un esquema de retenciones a las importaciones.

Si bien Weretilneck se abstuvo de anticipar su opinión en Río Colorado respecto del nuevo esquema de achicamiento, consideró que el momento es “preocupante” a la vez que abrigó la esperanza de que “el gobierno nacional acierte y que se pueda encontrar salida de crisis”.

A su entender, el gobierno nacional “debe explicitar un plan económico, lo que no puede mostrar es su proyecto económico” y se debe tenerlo “de una sola vez para saber a qué atenernos todos los gobernantes y ciudadanos” porque “me parece lo que no logró (el gobierno nacional es) transmitir cuál es su plan”. Insistió en que se debe tener “de una sola vez” porque “la reducción del déficit no es un plan económico, es una medida como tantas otras, y además “no hay economía que se pueda sostener con 60% de tasas, un 100 o 120% en créditos o tarjetas de consumo, (con) cuatro aumentos de combustibles al año cuando sabemos cuáles son los costos de la Argentina por la logística que tenemos o la inestabilidad con respecto al tipo de cambio”.

En Neuquén, hay reserva

Por su parte, en el gobierno neuquino reina la cautela. Ayer desde temprano las comunicaciones entre funcionarios de Nación y los colaboradores del gobernador Omar Gutiérrez era fluidas. Sin embargo, el mandatario provincial optó por no anticiparse a los hechos. Incluso el blanco podría extenderse hasta mañana cuando los ministros de Economía de las provincias vuelvan a retomar las negociaciones con el equipo nacional por el presupuesto 2019.

Gutiérrez ha marcado distancia con la transferencia de subsidios hacia las provincias y los recortes de beneficios por zona Patagónica que intentó la administración de Macri. “Son medidas que avasallan derechos y confrontan con el desarrollo de la Patagonia y atentan con una visión federal del país”, expresó el gobernador en agosto cuando salió a rodar la versión. Más allá de estos hechos puntuales, por el resto sigue mostrándose como un aliado.

Sin embargo, las diferencias podrían ampliarse si prospera parte del paquete económico que busca llevar adelante el gobierno nacional. Una de ellas es la aplicación de retenciones a las exportaciones. Recientemente el ministro de Energía, Javier Iguacel, habilitó las exportaciones de crudo liviano que es el que se extrae en la Cuenca Neuquina. Las retenciones al crudo, una medida aplicada durante varios años del kirchnerismo, afectaría centralmente a Chubut ya que el petróleo neuquino (Medanito) tiene como destino único el mercado interno para la refinación. La medida, aseguran los expertos, serviría para diferir el precio internacional del local y así contener los valores en las estaciones de servicio y colaborar con la contención de la inflación.

Por otro lado, desde el sábado se exporta gas a Chile. En este caso, según el gobierno neuquino, no tendría ninguna utilidad aplicar una penalidad a este mercado por la dispersión de los precios del fluido y porque el valor internacional no tiene impacto en el doméstico. Sería cerrar una puerta al ingreso de dólares. Lo que si ocurre con el gas (y preocupa a la administración de Gutiérrez) es el borrador de Nicolás Dujovne de pesificar el denominado Nuevo Plan Gas (Resolución 46). El plan de subsidios a la producción de gas no convencional, ideado por Juan José Aranguren, estalló por los aires con la corrida del dólar que duplicó su valor en apenas ocho meses.

Para Nación es imposible sostener el plan por el elevado peso fiscal de estos subsidios. Pero por otro lado el atraso en la implementación y la falta de definiciones pone en riesgo millonarias inversiones en Vaca Muerta.

Neuquén aprobó a principio de año 13 proyectos que prometían una inversión en el corto plazo de 6.781 millones de dólares. El plan requiere de un doble check: Provincia y Nación. La cartera de Energía otorgó el aval a menos de la mitad de los proyectos, es decir que al menos unos 3.000 millones de dólares están bloqueados a la espera de una confirmación.

Incluso Provincia, con el correr de los meses aprobó otros cinco proyectos de inversión que hasta ahora corren la misma suerte. Esta señal, sumada a las retenciones en la exportación, podrían sumar una presión negativa para el pase a desarrollo masivo y la llegada de nuevas inversiones que se esperan para al menos cinco yacimientos de Vaca Muerta.

Redacción central

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.