Registro de la Propiedad: una cadena de malas decisiones



OPINIÓN

Alicia Miller

Las dificultades en el Registro de la Propiedad Inmueble de General Roca no son sorpresa para nadie. Llevan más de un año.

Y causan perjuicio concreto a miles de ciudadanos, que se ven impedidos de comprar o vender propiedades, terminar sucesiones o divorcios, acceder a créditos Procrear, entre otros trámites. Hay incluso expedientes que podrían haber desaparecido por obra de las mudanzas y el deficiente almacenamiento de papeles originales.

Agrimensores, martilleros, escribanos y abogados quedan también privados de cobrar su trabajo en centenares de trámites inconclusos.

La paciencia de todos los perjudicados se agota. Personas que necesitan el dinero, o ven que los montos acordados se los devora la inflación, podrían accionar contra el Estado que con tanta desidia ha tratado un tema relativamente fácil de resolver.

General Roca es una ciudad con una oferta edilicia amplia. Nada justifica que la gestión de Gobierno haya errado una y otra vez en elegir la sede del Registro, y en malgastar tiempo y dinero en reparaciones insuficientes y, por lo tanto, inútiles.

Las nuevas promesas pretenden que, ahora sí, se resolverá pronto y bien. Pero, curiosamente, anuncian que el Registro irá a un edificio viejo y deficiente. Tanto, que no ha podido alojar las oficinas de la legisladora Tania Lastra ni de la subsecretaria de Relaciones Institucionales de Gobierno, Norma Torres, viuda de Peralta.

¿No habrá una idea mejor, que no resulte en malgastar dinero para una nueva frustración?


Comentarios


Registro de la Propiedad: una cadena de malas decisiones