Regreso

Por primera vez en cuatro meses, la cantante británica Adele vuelve a los escenarios para cantar hoy en la ceremonia de la entrega de premios. Tras ser operada de las cuerdas vocales, esta joven que se convirtió en el éxito del 2011 es la gran figura de la noche.

#

Adele, que vivió un 2011 lleno de vicisitudes con el éxito planetario de su álbum “21” y una operación de las cuerdas vocales que le impuso silencio, hará un anticipado regreso a los escenarios esta noche en los Grammy, donde será una de las grandes favoritas.

Por primera vez en más de cuatro meses, la popular cantautora británica de 23 años cantará en público en la ceremonia de entrega de los prestigiosos premios musicales estadounidenses en Los Ángeles, en los que aspira a llevarse seis estatuillas, incluidas las de Grabación, Canción y Álbum del Año.

“Es a la vez muy emocionante y estresante, pero es la mejor manera de regresar”, señaló la joven artista que dominó las listas de éxitos el año pasado con más 12 millones de copias de su segundo trabajo en febrero pasado.

El 4 de octubre, la princesa del soul anunció, “con el corazón partido”, la anulación su gira prevista a finales de año por Estados Unidos debido a una nueva hemorragia en las cuerdas vocales.

“Cantar es literalmente toda mi vida. Es mi pasión, mi amor, mi libertad y ahora también mi trabajo”, explicó entonces su blog. “No tengo más remedio que recuperarme adecuada y totalmente o corro el riesgo de dañar mi voz para siempre”.

Una voz tan poderosa como particular, ritmos intemporales y una interpretación apasionada de canciones de amor permitieron a esta inglesa con el acento “cockney” característico de las clases populares de Londres imponerse en sólo unos años en el panorama musical.

La suerte también le sonrió. En octubre de 2008, actuó en Saturday Night Live, el popular programa de televisión estadounidense que entrevistaba ese día a la candidata republicana a la vicepresidencia Sarah Palin y que registró su mejor rating de audiencia en 15 años. El impacto en las ventas de su trabajo inaugural, “19”, fue inmediato.

Al día siguiente, “su álbum era número uno (en iTunes). ¡Fue increíble!”, recuerda su mánager, Jonathan Dickins.

En 2009, Adele se llevó el premio a la Artista Revelación del Año en los Grammy y dos años más tarde llegó “21”.

Desde los Beatles, Adele es la única artista viva que ha tenido simultáneamente dos sencillos y dos álbumes en el “Top 5” de las listas de ventas en el Reino Unido. “Vendió discos a gente que normalmente no compra música”, afirmó el diario británico The Guardian.

A pesar del éxito, esta cantante de gustos musicales eclécticos -de las Spice Girls a Jeff Buckley-, voluminosa melena y generosas curvas, sigue siendo auténtica.

¡Jodido Royal Albert Hall”, dijo maravillada durante un concierto en septiembre de 2011 en la prestigiosa sala londinense, donde cantó descalza.

Rechaza también la controversia sobre su peso, después de que el diseñador Karl Lagerfeld dijera en una reciente entrevista que está “un poco demasiado gorda”. “Nunca quise parecerme a las modelos de las portadas de las revistas. Represento a la mayoría de las mujeres y estoy muy orgullosa de ello”, declaró esta semana en una entrevista con la revista “People”.

Además, Adele sólo da de que hablar por su música, no por sus escándalos fuera del escenario como otras estrellas de su generación. “Vuelvo a casa y mi mejor amiga se burla de mí por no haber ido a una velada con estrellas en la que me encuentro con gente me conoce pero que yo no conozco”, dijo a la revista Billboard.

“Es refrescante ver a una artista normal”, señala Paul Rees, de la revista británica Q. Un poco como una anti-Lady Gaga.

“En una época en la que la renovación (de los artistas) es muy rápida, me imagino que no venderá tantos álbumes dentro de cinco o 10 años, predice. Pero creo que tendrá una larga carrera porque tiene talento”. A condición, claro, de que su voz no le abandone por el camino.

Los Grammy


Comentarios