Regreso sin presión y con "Bonus tracks"

Los Shakers superaron diferencias y vuelven a tocar.




BUENOS AIRES, (Télam).- La legendaria agrupación uruguaya Los Shakers, pionera del rock en el Río de la Plata, corporizará su regreso a la actividad después de 37 años, con dos shows que ofrecerá en Buenos Aires para seguir celebrando lo que el guitarrista y cantante Osvaldo Fattoruso definió como "el placer volver a juntarnos sin ninguna presión".

Tras la vuelta formal concretada en diciembre último en el montevideano Parque Rodó, la banda que completan Carlos "Caio" Villa (batería), Hugo Fattoruso (guitarra y voz) y Roberto "Pelín" Capobianco (bajo), actuará los días 7 y 8 de abril en el porteño ND Ateneo.

"Hubo muchos intentos por reunirnos y surgieron algunas diferencias, pero en esta oportunidad nos pareció la más seria y no nos costó mucho agarrar los instrumentos", relató Fattoruso a Télam.

En la natural continuidad de ese relato, el músico apuntó que "después de una serie de ensayos nos subimos a las tablas, que es lo que sabemos hacer".

De cara al par de conciertos en la sala sita en Paraguay 918, en que el cuarteto pondrá en directo las canciones reunidas en la placa "Bonus tracks" (2005), Fattoruso señaló que "la intención es mostrarle al público argentino un material del que estamos muy orgullosos".

"El disco –se explayó– tiene un sonido más cuidado, más moderno si se quiere, pero no perdió la esencia de los comienzos del grupo".

Los Shakers se formó en 1964 en Uruguay y un año después se instaló en Buenos Aires donde, en principio, se hizo conocido po sus covers de Los Beatles.

"Pasamos por un momento en que se nos reconoció como una especie de versión rioplatense de Los Beatles de la que no podemos renegar, pero también hay que destacar que siempre fuimos bastante más que eso", recordó el creador.

–¿Cómo influyó en la banda el éxito alcanzado por el primer simple "Rompan todo"?

–Esa canción nos dio una repercusión que no esperábamos tan prontamente y que nos obligó a trabajar para demostrar que en Los Shakers había más que un hit.

–¿Cómo se dio la separación?

–Después de haber editado el tercer disco que se llamó "La conferencia secreta del Toto's Bar" (1969), que para mí es el mejor de los tres que hicimos entonces y de haber actuado como teloneros de un grupo inglés muy fuerte como The Tremeloes en el estadio de River, surgieron demasiadas diferencias y decidimos forjar nuestros destinos por separado.

–Sin embargo, su hermano y usted siguieron complementándose musicalmente.

–Sí, Hugo y yo, que anteriormente habíamos estado juntos en una gran banda como fue Opa, continuamos haciendo música con distintos proyectos dispuestos a mostrar la fusión entre el rock y el candombe.

–¿Siente que tanto Opa como Los Shakers marcaron el camino a otros grupos que vinieron luego?

–Los surgimientos de Opa y Los Shakers, fueron anteriores a la llamada aparición del rock nacional en la Argentina, que también tuvo sus referentes en el Uruguay, aunque lo nuestro se tiró más hacia una especie de candombe-milonga-murga-rock, con referentes como el "Negro" Rubén Rada, Gastón "Dino" Ciarlo, la poesía de Eduardo Mateo y, más hacía los '80, el surgimiento de Jaime Roos, que nos hizo más populares.

–¿Por qué decidieron volver?

–Primero porque dejamos afuera algunas diferencias d aquel momento y porque el tiempo todo lo cura y, además, porque siento que estamos con la cabeza fresca y sin ninguna presión extra.

–¿Cómo es "Bonus tracks"?

–Es un disco distinto que tiene aportes nuevos como el de un bandoneón y algún toquecito pop que le da un sonido más moderno a una continuidad estética.

–¿Cuáles son los planes para después de los recitales en Buenos Aires?

–Nos esperan algunos compromisos en Montevideo y después veremos de grabar un nuevo disco, pero ese es un proyecto que, en mi caso, corre en paralelo con la actividad que tengo con mi trío.


Comentarios


Regreso sin presión y con «Bonus tracks»