Relativa calma en la revisión de las firmas contra Chávez



CARACAS (AP).- La verificación de firmas para determinar si se realiza un referendo que recorte el mandato del presidente Hugo Chávez transcurre en un clima de relativa calma y con “pequeños inconvenientes”, según los observadores del proceso. Uno de los cinco directores del Consejo Nacional Electoral (CNE), Ezequiel Zamora, se mostró satisfecho por el “respeto mutuo'' que han mantenido el oficialismo y la oposición durante los dos primeros días del proceso, que concluirá el domingo.

El secretario general de la OEA, César Gaviria, declaró ayer que el proceso está esta “funcionando relativamente bien y nosotros esperamos que pueda culminar (el domingo) de manera satisfactoria''. Aseguró que tras examinar los distintos incidentes que han ocurrido en varias regiones del país'', los observadores de la OEA juzgan que estás situaciones irregulares “no son muy críticas ni muy importantes''.

Entre las denuncias se mencionan demoras en el proceso de verificación de firmas debido al excesivo celo de algunos funcionarios en establecer la autenticidad de la identidad de los electores, los conatos de violencia entre partidarios del oficialismo y la oposición, además de las dificultades de algunos venezolanos que no pudieron ratificar su firma por portar documentos de identidad antiguos, pese a una disposición de que serían válido Gaviria, empero, dijo que tiene una “gran confianza que se pueda producir finalmente un resultado que los venezolanos todos puedan acatar con seguridad (y) tranquilidad de que reflejó la opinión de la mayoría del pueblo venezolano, y que se cumplió la constitución estrictamente''. El proceso, que se desarrolla en un clima de tranquilidad, se vio empañado por la agresión que sufrió un equipo de reporteros de la cadena televisiva de noticias Globovisión y el diario de provincia Notitarde en el este de Caracas.

Un grupo de unas 40 personas -encabezadas por el alcalde José Vicente Rangel, hijo del vicepresidente d venezolano- golpearon a los reporteros y los despojaron de una cámara, denunció el camarógrafo Joshua Torres.


Comentarios


Relativa calma en la revisión de las firmas contra Chávez