Relevan posibles crecidas para prevenir sudestadas

#

Las sudestadas ya han causado severos daños en Viedma.

VIEDMA (AV).- Los factores de riesgo que podrían contribuir con una posible sudestada son materia de permanente monitoreo en la costa atlántica y los últimos 50 kilómetros del río Negro, entre esta capital y el balneario El Cóndor. Las mediciones que arroja el relevamiento están siendo compartidas por el Departamento Provincial de Aguas (DPA) y otros organismos públicos que integran la Red de Alerta de Sudestadas como la Municipalidad de Viedma, Prefectura Naval Argentina, Policía de Río Negro y Defensa Civil de la Provincia. Los resultados dan cuenta de que tanto las mareas como el desaguadero que producen los afluentes del principal curso de agua territorial, presentan mediciones normales con un nivel de 3,70 metros para el hidrómetro de Prefectura, a la altura del destacamento Carmen de Patagones. La estación emplazada por el DPA, cerca del balneario El Cóndor, ha llegado a un máximo de 4,25 metros. La tranquilidad para la población del Valle Inferior, de acuerdo a las explicaciones del DPA, es que la ciudad de Viedma cuenta con un coronamiento de defensa con una altura de 4,50 metros. El terraplén se inicia en el club náutico La Ribera, en inmediaciones del puente Ferrocarretero sobre el sector Este de la ciudad, y se extiende por unos 10 kilómetros -río arriba- hasta el canal de descarga del sistema de riego del Instituto de Desarrollo del Valle Inferior. El DPA evalúa los registros a partir de mojones que instalaron técnicos del organismo a lo largo de la costa basándose en las marcas que deja la resaca acumulada, y luego compara con imágenes satelitales para observar otros movimientos climáticos, se explicó. Un hipotético fenómeno de sudestada lo podrían llegar a conformar incrementos de la cota marítima, del viento sur y del caudal del río. El intendente general de Recursos Hídricos, Daniel Petris, señaló a “Río Negro” que no está prevista ninguna contingencia climática adversa en virtud de que el agua del río está regulada por el complejo de presas ubicadas en los afluentes Limay y Neuquén. Aún así, mencionó que en la agenda de la red figuran no sólo la actualización de información sino también tareas de corto plazo como recorridas por el área de defensa para verificar su estado, y actualización de mediciones que permitan constatar el funcionamiento de las estaciones meteorológicas propias. El sistema de alerta del DPA se apoya además en los pronósticos de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) con márgenes de información que oscilan entre las 72 y 48 horas. Petris advirtió que resulta “complicado” tener una alerta demasiado temprana, ya que sólo se pueden comparar datos durante esas franjas horarias.


Comentarios


Relevan posibles crecidas para prevenir sudestadas