Relevarán todos los oleoductos rionegrinos

SSegún la ley, no puede haber construcciones o zonas pobladas a menos de 30 metros de un oleoducto o gasoducto. Sin embargo, los allanamientos en Cipolletti demostraron lo contrario.



CIPOLLETTI (AC).- La Subsecretaría de Minería e Hidrocarburos de la provincia hará un relevamiento de todos los ramales rionegrinos para saber si se cumple con los 30 metros de distancia como mínimo que debe haber entre los oleoductos y las zonas pobladas. A raíz del robo de la "petrobanda" se demostró que al menos en Cipolletti hay lugares donde esta disposición no se cumple. Se ven construcciones a pasos de los ductos.

"Cromañón es un ejemplo. Nos acostumbramos a ver las cosas como están", dijo el subsecretario del área Ricardo Esquivel, quien reconoció que aún no se sabe qué medida se adoptará en los casos en los que se detecten irregularidades. La verificación incluirá también a todos los gasoductos que recorren el territorio rionegrino.

Esquivel habló ayer con "Río Negro" sobre los controles que se realizan en la provincia a las enormes cañerías que llevan petróleo. Aseguró que no es fácil que la transportadora Oldelval detecte una pérdida de fluido como el que robaban los delincuentes en Cipolletti, porque la empresa maneja grandes caudales que provienen de distintos lugares. Además admitió que si parte de esos metros cúbicos, en vez de haber sido sustraídos se hubiesen quedado bajo tierra por algún derrame, recién se podría haber descubierto "cuando la mancha salía a la superficie". Es decir, "cuando el daño ambiental ya estaba producido".

De todos modos aseguró que los controles "se hacen". Dijo que desde la provincia constatan diariamente todas las entregas en forma personalizada, con inspectores que están radicados en Catriel y Roca. Y que se establecen a su vez actas con la participación de las empresas productoras y las que son responsables del transporte del crudo, como Oldelval.

Ahora, dijo, se dispuso que técnicos del área de Roca realicen una revisión de todas las líneas porque "el medio urbano ha avanzado en la traza que hace a los oleoductos y gasoductos".

¿Cómo van a hacer el relevamiento?

- Vamos a ver la implicancia y el compromiso que pudiera existir en zonas donde el medio urbano se va acercando a estos lugares que estaban alejados de las ciudades. Tenemos que verificar las condiciones de aproximación del medio urbano a los oleoductos y gasoductos.

¿La idea es reubicar a los ductos o a la gente?

- Catastralmente deberían haber limitaciones que impidan la parcelización en zonas distantes a 30 metros como mínimo del centro del oleoducto o el gasoducto. Para eso se pagan las servidumbres. Hay medidas ya establecidas que hacen reservas del cuidado de esas distancias.

Evidentemente no se cumplen. En Cipolletti hay propiedades que están asentadas a escasos pasos de los ductos.

- Nosotros estamos trabajando precisamente en esta gestión en establecer con claridad los pagos del derecho de servidumbre a todos los propietarios de tierras. Estamos trabajando fuertemente en la zona de Catriel y en todo el departamento de General Roca en este sentido.

¿En caso de que detecten irregularidades qué medida adoptarán?

- Hay que ver cuál es la medida más pertinente para esta situación. Porque mientras no pasa nada, no pasa nada, pero Cromañón es un ejemplo. Cuando nos acostumbramos se genera una habitualidad y cuando ocurre el incidente nos damos cuenta de que podríamos haberlo remediado. No sabemos qué medida se tomará porque hay que ponderar la situación en cada uno de los lugares. Puede haber explotaciones agropecuarias o viviendas muy cerca a los ramales.

"Neuquén debería haberse dado cuenta"

CIPOLLETTI (AC).- Ricardo Esquivel se encargó de hacer la aclaración: los dos ductos pinchados en la zona norte de Cipolletti llevaban petróleo de la cuenca neuquina, no de Río Negro. Por eso, dijo, desde la Subsecretaría de Hidrocarburos no registraron ningún cambio.

"Nosotros no podemos identificar cosas que no hacen a nuestra competencia ni a nuestra jurisdicción. Nosotros controlamos todo lo que hace a la producción rionegrina. Y en este caso, si hubiera habido un faltante de unos 100 metros cúbicos por día (esa cantidad se estima que robaba la 'petrobanda') nos hubiésemos dado cuenta, porque nos estarían pagando 100 metros cúbicos de petróleo menos por día, que no es poca cosa. Por 20 ó 30 días son 2.000 ó 3000 metros cúbicos. Eso significaría el 50 por ciento de la producción provincial diaria. Río Negro produce 5.500 metros cúbicos de petróleo por día. La provincia de Neuquén tiene mucho más, siete veces más por lo menos".

¿Cree que Neuquén se tendría que haber dado cuenta de la faltante?

- Yo creo que esto surge de los controles, por supuesto. No quiero entrar en una polémica sobre los modos, pero nace desde el control. Si uno controla la producción y esto es recepcionado por la empresa transportadora (Oldelval en este caso) en el punto de destino tiene que surgir la diferencia. Lo que pasa es que cuando se controlan grandes volúmenes es probable que para ellos, una merma de 100 metros cúbicos por día no la hayan podido detectar, porque en Bahía Blanca se juntan los petróleos que vienen de la provincia de La Pampa, Neuquén y Río Negro.

Explicó que La Pampa le entrega a Catriel. Catriel transporta por otro oleoducto que llega a la planta de Allen. Y en Allen se junta también el oleoducto que proviene de la provincia de Neuquén. "En Allen se mezcla toda la producción regional y desde ahí es reenviada a Bahía Blanca. Cuando se recepciona en Bahía Blanca que es el destino final del crudo, ahí vienen todas las mezclas de petróleo de toda la región. Entonces 100 metros cúbicos día hace a una cifra muy chiquita que por ahí puede ser difícil de detectar en ese volumen, por la precisión de la tecnología disponible", expresó.

La "petrobanda" lograba cargar entre 3 y 5 camiones diarios de petróleo crudo gracias a las dos pinchaduras que tenía en la zona de El Treinta de Cipolletti. Una gran organización permitía que el fluido llegara hasta destilerías de Santa Fe o Buenos Aires.


Comentarios


Relevarán todos los oleoductos rionegrinos