Remisero neuquino manejaba alcoholizado y chocó

Cuando le hicieron el test se enojó y reclamó mayores controles para taxistas

NEUQUÉN (AN).- Un remisero impactó de atrás a otro vehículo y –según fuentes oficiales– cuando personal de Tránsito le realizó el test de alcoholemia arrojó que tenía 2,65 gramos de alcohol en sangre. La justicia de Faltas deberá determinar las sanciones, porque por su profesión debería tener cero. El accidente ocurrió alrededor de las 7:50 de ayer en la intersección de Avenida Argentina y Roca. El remisero, de 33 años, circulaba a bordo de un Renault Logan que no logró frenar cuando el conductor del Chevrolet Corsa que venía adelante frenó en el semáforo. Ni bien se produjo el accidente, a los pocos minutos, llegó la ambulancia que comprobó que los participantes del siniestro no habían sufrido daños de consideración. De acuerdo a los voceros oficiales consultados, personal de Tránsito a cargo de las pericias realizó el test de alcoholemia al observar que remisero no tenía estabilidad y balbuceaba al hablar. El resultado fue de 2,65 de alcohol en sangre por lo que se labró el acta contravencional de rigor ya que “la ley establece que los profesionales del volante no pueden ingerir nada de alcohol a la hora de trabajar y que dado el caso de un control el resultado tiene que ser cero”, explicó la fuente policial consultada. En pleno centro y disconforme, el hombre con la infracción y la retención del vehículo descalificó a los policías reclamándoles mayores controles pero a los taxistas. El Renault Logan fue derivado por la grúa a la Dirección de Tránsito ubicada en calle Alderete y el remisero permaneció demorado hasta que un familiar lo retiró. De acuerdo a las estimaciones realizadas, la Justicia de Faltas podría inhabilitar al chofer por un plazo considerable. Horas antes alrededor de las 6:15 un hombre de 30 años a bordo de un Fiat Uno perdió el control del vehículo y terminó colisionando con un poste de luz en la intersección de Avenida Olascoaga y Zapla. Por la información brindada el conductor habría salido hacía unos minutos de un boliche ubicado a dos cuadras del lugar del accidente, pero el test de alcoholemia le dio negativo, por lo que suponen que la velocidad habría sido la causal del incidente.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios