Renunció funcionario del gobierno acusado de racista

Trabajaba como director en Cancillería y calificaba al personal como “el viejo”, “la judía” y “el cuestionador”.



#

El canciller Timerman ordenó un sumario administrativo por las denuncias.

Archivo

La Cancillería informó ayer que renunció a su cargo el funcionario Hugo Merlo, que fue denunciado por pagar delaciones entre empleados y hacer comentarios racistas y despectivos. El diario La Nación reveló en su edición de ayer que el polémico funcionario “daba órdenes como jefe de ciertas áreas que se encontraban fuera de su órbita y categorizaba al personal como ‘el viejo’, ‘el cuestionador’ o ‘la judía’”. El matutino porteño tuvo acceso a una copia de un cuaderno de anotaciones personales que Merlo se olvidó en una oficina de la Cancillería. Allí el funcionario detalló los pagos de incentivos salariales a los empleados que delatan a sus compañeros y calificó a otros con apodos. “Hoy a la tarde, Angel autorizo [sic] ha [sic] la judia [sic] Goldemberg y Marina Dominguez ha [sic] una capacitacion [sic] al personal bajando una linea [sic] propia”, redactó Merlo, el 28 de agosto de 2012, cuando apuntó contra el director general de Infraestructura, Ángel Cammilleri. Merlo se desempeñaba como director temporario en el Ministerio de Relaciones Exteriores y las denuncias en su contra fueron formuladas por algunos delegados gremiales de esa cartera. Además de prestar servicio en la Cancillería, Merlo aseguró a través de un sitio web que también se desempeñaba como consultor del Ministerio de Salud. El canciller Héctor Timerman ordenó una investigación y la apertura de un sumario administrativo que determine la veracidad de las denuncias por abuso de autoridad y discriminación para adoptar las acciones legales que sean pertinentes. Según informó el Palacio San Martín a través de un comunicado de prensa, Timerman anunció que se reunirá esta semana con todos los sindicatos con representación en el Ministerio “para continuar la implementación de las medidas que sean necesarias a fin de impedir que sucedan hechos que lesionen la dignidad de los trabajadores en particular y de los seres humanos en general”. El caso quedó al descubierto a partir de una acción impulsada por los delegados pertenecientes a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) que a través de un panfleto denunciaron “maltrato y acoso en la Cancillería”. En el mensaje, los delegados repudiaron “las expresiones violentas, discriminatorias y hasta xenófobas que este señor (por Merlo) ha dirigido al personal de este Ministerio”. (DyN)


Comentarios


Renunció funcionario del gobierno acusado de racista