Reparos del obispo Bressanelli a la muerte digna

Se debe hidratar y alimentar al paciente, dijo.



#

“El ensañamiento terapéutico es malo”, dijo el obispo y vicepresidente primero del Episcopado.

Luis García

NEUQUÉN (AN).- El obispo neuquino Virginio Bressanelli expresó un acuerdo parcial con la ley que aprueba la “muerte digna” pero advirtió en la visión de la iglesia no puede bajo ningún concepto negársele al enfermo la alimentación y la hidratación. Bressanelli adelantó que el Episcopado prepara un documento para manifestar su posición ante la norma que aprobó el senado y además se refirió al caso de Marcelo Diez, un hombre que desde hace 18 años permanece postrado sin responder a estímulos, internado en una clínica de esta ciudad. Por Marcelo, hay un pedido de los familiares, para que no se le suministren tratamientos con antibióticos en caso de alguna enfermedad. El caso está judicializado, hubo un rechazo a la solicitud de la hermanas de Marcelo (sus padres fallecieron) por parte de una jueza y también de la cámara. Pero hace diez días, el Tribunal Superior de Justicia de Neuquén consideró viable un recurso de casación presentado por el abogado de la familia Diez, Lucas Pica. Y ahora deberá expedirse sobre la cuestión de fondo. El obispo Bressanelli, que conoció a Marcelo a mediados de esta semana, fue contundente sobre el caso: “se le da alimentación e hidratación. Creo que se está cumpliendo con lo básico y esencial y esto hay que respetarlo. El resto está en las manos de Dios y nos escapa totalmente”, sostuvo el obispo al hablar con “Río Negro”. –¿Cuál es su análisis de la ley de muerte digna que aprobó el senado? –La ley que acaba de salir tiene aspectos muy positivos y creo que es un adelanto dentro de lo que es la atención del enfermo en situaciones terminales. Es un adelanto porque pone en evidencia una cosa que la iglesia siempre dijo: ‘hay que darle la atención ordinaria’ y en lo que respecta a lo que se llama ensañamiento terapéutico no es obligatorio porque el ensañamiento terapéutico es malo. La iglesia dice que dentro de lo que es la atención ordinaria hay dos cosas que hay que cuidar. Una es la hidratación y la otra la alimentación. –¿Éste es el punto en el que difiere? –Sí, porque lamentablemente la ley pone a la hidratación y a la alimentación como algo extraordinario, y ahí es donde disiento con la ley, creo que la alimentación y la hidratación son cosas que tendrían que ser normales, lo otro no. Donde hay ensañamiento terapéutico no. –¿Cómo analiza el caso de Marcelo Diez? –Es una vida que no sabemos hasta qué punto entiende o no entiende. Este año no ha tenido siquiera un resfrío, así que quiere decir que tiene por un lado una salud muy fuerte y por otro lado se ve que en el lugar de internación se le da cariño y se reemplaza la presencia de la familia. Hay muchas cosas buenas que están dentro de la sociedad, que uno no ve porque están escondidas o no son publicitadas.


Comentarios


Reparos del obispo Bressanelli a la muerte digna