Repudian la absolución de un joven



VIEDMA (AV).- Por ser considerado inimputable, fue absuelto del delito de homicidio un joven de 18 años. La emotiva reacción de la familia de la víctima generó la inmediata intervención de la Policía y la seguridad del edificio de Tribunales. Gritos e insultos descargaron la angustia de los familiares que se mantuvieron en silencio en la sala durante la lectura.

“Cómo me piden que me tranquilice si me mataron un hijo y nadie es culpable”, gritó con furia el padre de la víctima sin poder contener las lágrimas mientras un par de policías y personal de seguridad trataban de custodiar el retiro de los familiares bajo la mirada absorta de los empleados que no dudaron en asomarse desde todos los pisos.

Los jueces absolvieron a Juan Gilberto Porcel de 18 años en base al pedido absolutoria de la fiscalía de Cámara que no pueden variar los jueces según la jurisdicción del Superior Tribunal de Justicia que es obligatoria para los tribunales de juicio.

El hecho ocurrió en la madrugada del 5 de abril de 2004 en el barrio Mi Bandera de esta capital. Rubén Darío Morón fue brutalmente asesinado al ser golpeado con una piedra en la cabeza.

Las pruebas y los testimonios condujeron a Porcel como autor del hecho que en ese momento tenía 16 años. Fue a un kiosco del barrio “bastante tomado”, lo vieron con pastillas que mezclaba con cerveza, dinero y un par de zapatillas de marca manchadas con sangre que las ofreció a 15 pesos. Este calzado le pertenecía a la víctima tanto como las pastillas que consumió el imputado con alcohol. Era una medicación que tenía indicada el joven que resultó víctima.

La fiscalía pidió la absolución de Porcel argumentando inimputabilidad en base a los informes psicológicos.

El juez Bustamente sostuvo que votó por la absolución ante el planteo del fiscal pero señaló que lo hizo contra su “íntima convicción”. Recordó que que ante la no acusación del fiscal la Cámara “no puede ir más allá de esa petición”.


Comentarios


Repudian la absolución de un joven