Rescataron los cuerpos de los andinistas muertos en el Domuyo

Las patrullas los encontraron



VARVARCO (ACHM)- Grupos de rescate descendían anoche con los cuerpos de Gustavo López y Carlos Pereti, las dos víctimas fatales que, junto a Marcelo Di Peto, habían iniciado el ascenso del cerro Domuyo durante el fin de semana.

Los cuerpos de los infortunados andinistas fueron localizados a los 4.000 metros de altura, en cercanías del lugar conocido como La Montura, rescatados de la montaña y para cerca de la medianoche estaba previsto el arribo a la base del cerro. La entrega a sus familiares se concretaría en las primeras horas de hoy.

Según las primeras apreciaciones, los andinistas no contarían con la indumentaria adecuada para soportar temperaturas bajo cero y se desconocía aún si tenían experiencia en este tipo de actividad.

Arduos trabajos se realizaron durante la jornada de ayer para rescatar del cerro Domuyo a los dos montañistas que fueron encontrados muertos fuera de su carpa el martes, alrededor de las 9, por Marcelo Di Peto (35), el único sobreviviente del grupo.

Se estima que la muerte se produjo a raíz del intenso frío que padecieron como consecuencia del temporal del lunes y martes a la madrugada, con temperaturas que habrían rondado los 35 grados bajo cero, según los conocedores de la montaña.

Los socorristas partieron de Chos Malal ayer a las dos de la madrugada y llegaron a la base del Domuyo con las primeras luces del día.

Alrededor de las 6, guías de montaña del Club Andino Cordillera del Viento, personal del grupo de rescate y escalamiento de la Policía de Zapala y personal policial del Grupo de Operaciones Especiales de Chos Malal partieron por la ruta convencional en busca de los dos andinistas.

 

Localizan los cuerpos

El guía Alberto Fuentes, del Club Andino, fue quien localizó a las 14,15 la carpa y los cuerpos de López y Pereti a los 4.000 metros de altura, a pocos metros del lugar identificado como La Montura.

Posteriormente llegaron las otras patrullas de rescate, conformadas por alrededor de veinte personas, incluido un médico de la localidad de Varvarco.

Momentos de confusión y dolor de vivieron cuando los familiares supieron que habían localizado a los andinistas, dado que albergaban esperanzas de que podrían encontrarse con vida, por cuanto la policía manejaba la hipótesis de que estaban desaparecidos.

Tal como lo había manifestado pese a su estado de schok Di Peto, un médico que vive en Plottier, sus dos compañeros se encontraban muertos. El hombre había informado a la policía que trató de reanimarlos, pero que sus esfuerzos resultaron en vano.

Los cuerpos del radiólogo Gustavo López y del ingeniero Carlos Pereti estaban fuera de la carpa, como habían sido hallados por Di Peto, quien luego de encontrarse con el lamentable panorama y tratar de reanimarlos, los tapó para evitar que fueran víctimas de animales carroñeros.

En el lugar de la tragedia la Policía realizó peritajes que se extendieron por alrededor de dos horas.

Mientras esto acontecía, el equipo de rescate organizó el descenso de los andinistas muertos. El primero ocurrió a las 16,50 y el otro a las 17,45, según las comunicaciones que mantenían por radio los socorristas con el Club Andino.

El descenso se realizaba en forma lenta porque venían a pie y pasadas las 19 recién iban llegando a Los Pozos, situado a los 3.600 metros, lugar en el que habían dejado las mulas y los caballos que se utilizarían para trasladar los cuerpos a la base del cerro.

Los socorristas estimaban que recién a la medianoche arribarían al playón donde se encontraban algunos de los familiares de los andinistas muertos.

Desde allí estaba previsto el traslado de los cuerpos a la localidad de Las Ovejas donde serían entregados a sus familiares.

La justicia había dispuesto la entrega de los cuerpos de López y Pereti a sus familiares y no estaba prevista la realización de autopsias, dado que la muerte se produjo como consecuencia del frío que debieron soportar los andinistas, con temperaturas que habrían llegado a los 35 grados bajo cero.

Las autopsias están previstas por la ley para el caso de muerte violenta o sospechosa de criminalidad y no es este el caso, dijeron.

El sobreviviente sigue internado

Por otra parte Marcelo Di Peto, el único sobreviviente continuaba estable al cierre de esta edición, internado en el hospital de Las Ovejas, donde ingresó con lesiones por enfriamiento aunque la temperatura corporal era normal.

Los tres andinistas habían comenzado el desafío de hacer cumbre durante el fin de semana y logrado el lunes.

De regreso habrían sido sorprendidos por un temporal que se prolongó durante la noche del lunes y la madrugada del martes.

La policía manejaba la información suministrada por Di Peto, que daba cuenta que entre las 3 y las 4 de la madrugada del martes estuvieron cenando y luego se fueron a descansar. Di Peto lo hizo en una carpa y en la otra se encontraban López y Pereti.

Según el relato del hombre, cuando salió a las 9 del martes encontró a sus dos compañeros fuera de la carpa, muertos.

Presa de la desesperación y en estado de shock emprendió el regreso por la montaña, pero no logró llegar hasta el pie del cerro donde habían dejado el vehículo en el que se trasladaron hasta la zona.

El montañista se habría perdido y pasado la noche a la intemperie y el miércoles cuando llegó donde se encontraba el rodado emprendió el camino hacia las cabañas del Domuyo y desde allí hasta Varvarco, donde informó a la policía sobre lo sucedido.

Notas asociadas: Suspenden dos ascensos Hipótesis de un experto en montaña    

Notas asociadas: Suspenden dos ascensos Hipótesis de un experto en montaña  


Comentarios


Rescataron los cuerpos de los andinistas muertos en el Domuyo