Resignación de prestadores por el pago de deuda en bonos



ROCA (AR).- No es lo que imaginaron cuando prestaron sus servicios a Salud Pública, pero entienden que aceptan los bonos o no cobran nunca más sus acreencias. Esa es la sensación entre los prestadores médicos y sanatoriales de Río Negro, tras la confirmación del gobierno sobre el pago con títulos públicos de una deuda cercana a los 10 millones de pesos.

El esquema de pagos que sólo prevé un 20 ó 30 por ciento en efectivo fue adelantado hace algo más de un mes a los propietarios de las principales instituciones médicas privadas de la región, según confirmaron ayer fuentes de la Federación de Clínicas.

Se trata de compromisos incumplidos por el Estado correspondientes a prestaciones de los años 2004 y 2005, incluyendo también en la lista de los acreedores a las droguerías que proveen de medicamentos a los centros públicos de Salud de la provincia.

“Es un escenario que preveíamos, pero no hay muchas alternativas. Aceptamos o nos sumergimos en una negociación que difícilmente tenga una salida rápida”, completó el dirigente de Feclir consultado por este diario.

Los bonos que recibirán proveedores y prestadores de Salud Pública serán Bogar 2, emitidos en febrero de 2002 y utilizados en primera instancia para el canje de los títulos provinciales cuyo pago se suspendieron en el marco del default argentino. El nuevo título rionegrino tiene vencimiento a 16 años, con tres de gracia.

Además, es transferible, escritural y prevé una tasa anual del 2 por ciento, contemplando un ajuste equivalente al Coeficiente de Variación de Salarios (CVS).


Comentarios


Resignación de prestadores por el pago de deuda en bonos