Retiran los dos cuerpos que quedaron atrapados en la avioneta

Uno de los cadáveres pertenecía al piloto Leandro Larriera y el otro a un pasajero que viajaba en la aeronave | <b>TESTIMONIO</b>: Habla el padre de una sobreviviente |



AVIONETA CAÍDA

Buzos tácticos de la Armada de Uruguay y personal de bomberos retiraron hoy los dos cuerpos que quedaron atrapados en el interior de la avioneta que cayó ayer en el Río de la Plata, en la que murieron cinco personas, y en el operativo participó la jueza a cargo de la investigación.

El vocero de Bomberos, Leandro Palomeque, informó que uno de los cadáveres pertenecía al piloto Leandro Larriera y el otro a un pasajero que viajaba en la aeronave, pero sin identificarlo.

Los cuerpos fueron llevados a la morgue judicial de Carmelo por decisión de la jueza María Alexandra Facal, quien también dispuso que se busque en el fuselaje la caja negra de la avioneta para establecer las causas del accidente.

El operativo de extracción de los cuerpos demandó unos 50 minutos e intervinieron buzos tácticos de la Armada y personal de bomberos.

Las fuentes consignadas por el edición online del diario El País precisaron que el primer cuerpo fue rescatado a las 12.50 y fue colocado en una balsa, y el segundo a las 13.05.

Asimismo, indicaron que las tareas iban a realizarse esta mañana pero se demoraron por la niebla en la zona del siniestro aéreo.

En tanto, el vocero de la Armada uruguaya, Gastón Jaunsolo, dijo que “la cabina quedó bastante aplastada por el impacto”, con lo cual la maniobra consistió en remover parte del interior del fuselaje que entorpecía el acceso libre hasta donde se encontraban los cuerpos.

“Los rescatistas desarmaron luego la cabina desde el interior, para sin poder retirar los cuerpos”, añadió.

La jueza Facal junto con la fiscal Alicia Ghione trabajaron en el lugar del accidente, mientras los equipos de rescatistas sacaban los dos cuerpos.

“La Justicia trabaja desde la noche del martes cuando comenzaron a hacerse las pericias a los tres cuerpos rescatados en un primer momento”, dijo el vocero judicial Raúl Oxandabarat, y agregó que “ya se hicieron las pericias de rigor” para este tipo de accidentes.

La avioneta Beechcraft Super King Air B200, propiedad de un empresario textil argentino, con ocho personas a bordo y un tripulante, salió ayer del aeropuerto de San Fernando y cayó, por causas que se investigan, en la costa uruguaya, a diez kilómetros de Carmelo.

La avioneta no pudo aterrizar en el aeropuerto de Carmelo y volvía a San Fernando, de donde había partido, cuando se precipitó al agua, aseguró esta mañana el vocero de la Fuerza Aérea uruguaya, Alvaro Loureiro.

La aeronave “no pudo operar en Carmelo y volvió a San Fernando”, sostuvo Loureiro, quien agregó que “es muy temprano para poder aventurarnos en cualquier especulación” respecto de las causas de la tragedia, aunque se creía que la niebla y una falla mecánica habrían sido determinantes.

Expresó que “la comisión investigadora se va a poner a trabajar” para determinar por qué sucedió.

Loureiro indicó que se dio “por finalizada la etapa” que le correspondió a la Fuerza Aérea, que era “el rescate de los sobrevivientes”.

La Justicia investiga las causas de la tragedia

Por su parte, la Justicia uruguaya investiga las causas por las que la aeronave, considerada una de las más confiables en el mercado internacional, se precipitó al agua.

La principal hipótesis sobre el accidente apunta a una posible falla en los motores por algún problema con el combustible. Los investigadores no descartan que la niebla pudiera haber agravado la situación. La escasa visibilidad había obligado a demorar durante varias horas el despegue de la aeronave que trasladaba a ejecutivos de varias empresas.

En este punto, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, confirmó hoy que “la niebla jugó un papel muy importante” en el accidente de la avioneta que ayer cayó en la ribera uruguaya, a la altura de Carmelo, y provocó la muerte a cinco personas.

“Ya sea como causa primaria del accidente o en una complicación que tuvo el piloto (Leandro Larriera) con el avión, cuando intentó amerizar no pudo ver bien el lugar” por los densos bancos de niebla, explicó el funcionario nacional.

Berni dijo que, a pesar de que Larriera “era muy experimentado”, donde cayó la avioneta, “era un lugar donde había muchos islotes” y que, seguramente, el piloto “pensó que estaba en aguas profundas y prácticamente no llegaba al tobillo el agua”.

La Agencia Nacional de Aviación Civil Argentina (ANAC) indicó que la avioneta caída al Río de la Plata es una Bravo Eco 20 Beechcraft, matrícula LV CNT, que pertenece al empresario textil argentino Federico Bonomi, quien está de viaje en los Estados Unidos.

“Lo único que sé es que el piloto, Leandro Larriera, trabaja hace catorce años conmigo y es muy experimentado”, dijo Bonomi, dueño de la marca de ropa Kosiuko. El empresario, que tiene campos en Uruguay y viaja habitualmente a Carmelo, indicó que la avioneta es nueva y bimotor.

El vuelo salió desde la localidad de San Fernando, en la zona norte del Gran Buenos Aires, y tenía como destino Carmelo, en la ciudad uruguaya de Colonia. “Honestamente desconozco qué pudo haber pasado”, dijo Bonomi, que señaló que la avioneta es “de última generación, con un mantenimiento impecable”.

Para el funcionario “todo indica que cuando cayó, pegó con la trompa. Y la experiencia dice que tuvo una falla en el motor. Con la niebla, tal vez quiso aterrizar y no vio el río”.

De la nómina de las nueve personas que viajaban en la avioneta se encuentran dos directivos de Renault. Se trata de Gustavo Fosco (53 años) y Fernando Sánchez (45), director de comunicación y jefe de prensa de Renault, respectivamente. También viajaban Santiago Villamil (37), Ignacio Llosa (41), Facundo Alecha (40), Fernando Lonigro (44) y Sebastian Vivona (43).

La única mujer que iba en el vuelo fue identificada como Paula Buery (39), mientras que el piloto de la aeronave es Leandro Larriera (43).

Agencias

VrJDEWYUDdc


Comentarios


Retiran los dos cuerpos que quedaron atrapados en la avioneta