¿Revancha?

Redacción

Por Redacción





Sobisch lo hizo. Como todo lo hacía presumir adelantó las elecciones para el 3 de junio. De esta forma beneficia al candidado del MPN y deja en desventaja a todos los demás. Pero además, de triunfar su partido, podrá presentarse espera que otro tanto haga Macri como uno de los referentes exitosos de la centroderecha, y con ello participar en la puja por la fórmula opositora al kirchnerismo.

A pesar de las protestas airadas que duraron un par de días la oposición, lejos de amilanarse por la estocada de Sobisch, ha comenzado a ver las ventajas del nuevo escenario, y hasta sueña con una segunda oportunidad que le permita tomar revancha ante una derrota en la elección a gobernador.

«Esto no es Suiza, acá la política, como todo lo demás, es a los palos; la previsibilidad no existe y las normas las acomoda a su conveniencia el que tiene el poder, por eso hay que estar listo para ir a elecciones en cualquier momento», razonaba un joven dirigente político a propósito de la convocatoria oficial.

Lo cierto es que la decisión de acortar el proceso electoral modificó drásticamente el panorama político. No sólo porque todo se precipita, también porque en cierta medida cambian las reglas del juego.

Véase por ejemplo lo que está empezando a pasar con la elección para intendente de Neuquén. Es uno de los terrenos en los que la oposición no había podido ponerse de acuerdo para lograr un frente homogéneo frente al MPN. Pero ahora algunas diferencias encarnizadas han pasado a segundo plano. El intendente tiene la potestad de fijar la fecha de los comicios y Quiroga ya ha dicho claramente que el que cambió de parecer fue Sobisch, al adelantar los comicios para gobernador, dando a entender que convocará mucho más tarde, con las elecciones presidenciales o en una fecha próxima a ellas, abriendo una nueva expectativa de unidad para la oposición.

«Nos va muy bien, estamos creciendo mucho, pero aún en la hipótesis de que perdiéramos, a diferencia del candidato del MPN, que tiene una sola posibilidad, gana o pierde, nosotros tenemos revancha», se ilusiona, con picardía, uno de los principales operadores de Pechi.

El intendente, que ayer presentó su fórmula con Panessi, viene de recibir un nuevo respaldo del gobierno nacional de boca del jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Quiroga fue a ultimar los detalles del acto de ayer y también a verificar si algo había cambiado entre sus aliados luego del adelantamiento de los comicios. «Vas a ser el primer candidato ganador de la Concertación», lo tranquilizó Fernández, en alusión al hecho de que las elecciones locales serán las primeras en las que el kirchnerismo saldrá a disputar bajo esa divisa.

Ahora sólo resta que Kirchner reciba, en el curso de la semana, a la fórmula y le imparta su bendición.

El kirchnerismo está sentado sobre las encuestas que mandó a hacer sobre Neuquén. Sin embargo algo ha trascendido. Si bien Fernández admitió que Sapag lleva la delantera, lo tranquilizó: «Estás creciendo fuerte, Pechi», le aseguró.

Entre los operadores del candidato de la Concertación, en cambio, sostienen que Pechi está 8 puntos por arriba de Sapag en la capital y que éste lo aventaja por 12 ó 13 puntos a nivel provincial: «Todavía no está todo dicho», se ilusionan.

Con todo, ni Quiroga ni los colaboradores del presidente han renunciado del todo a realizar un último intento para unir a la oposición kirchnerista. Podestá fue convocado por Fernández para tocar el tema esta semana. Pero a esta altura de los acontecimientos parece demasiado tarde para que Quiroga y Podestá unan sus fuerzas para la gobernación.

En todo caso, el intendente espera el momento oportuno para dar a conocer la fecha de las elecciones municipales, un tema que por imperio de las circunstancias se ha convertido en su as en la manga. Aunque la convocatoria formal aún no ha sido hecha, las elecciones nacionales deberán tener lugar, por ley, el 28 de octubre. El quiroguismo sigue manteniendo en secreto la fecha del llamado local, pero todo indica que será en torno a la convocatoria nacional. Inclusive, los quiroguistas no descartan que desde la Casa Rosada se pida a los intendentes amigos que unifiquen la fecha.

Alternativa Neuquina selló el viernes un acuerdo para impulsar la fórmula Podestá-Escobar. Sin embargo, el diputado de libres del Sur no ha retirado su postulación a intendente de la capital. «Ese tema ha quedado stand by», explican en la coalición y advierten que «primero hay que dar la batalla de la gobernación. Del resto dicen hablamos el 4 de junio».

Este grupo da por descontado que el adelantamiento favorece sobre todo a Sapag y perjudica a Quiroga, dejándolos mejor colocados a ellos. «El achicamiento de las posibilidades de Quiroga mejora la performance del voto a conciencia y eso nos conviene a nosotros y a Une», razonan.

Aunque no lo predican todavía a los cuatro vientos, en Alternativa tampoco descartan un acuerdo opositor en el repechaje. Algunos piensan inclusive en sumar a Une, un grupo al que reconocen «mucho trabajo» en la campaña. Eso, aunque un intento de acuerdo entre ambos grupos realizado esta semana se haya escurrido como agua entre los dedos.

Es curioso, Sobisch ha logrado el milagro de reflotar la posibilidad de un acercamiento en la oposición.

Mientras la política sigue fiel a sus propias claves, la provincia asiste al surgimiento de múltiples frentes de conflicto. Los docentes se han lanzado de las rutas y amenazan con asestarle un fuerte golpe a la actividad turística. Salud, a su turno, vive una crisis sin precedentes: los principales técnicos del sistema denuncian un largo proceso de postergación y amenazan con renunciar en masa. Son los directores de hospitales y jefes de departamentos. Entre ellos hay independientes, opositores, y también afiliados y hasta candidatos del MPN.

Si hay un común denominador en los dos conflictos es que se ha dejado ir las cosas demasiado lejos. A cada rato se advierten las consecuencias de un gobierno que dilapida los recursos y de un gobernador que está ausente. Más allá de la legitimidad de su reclamo, los docentes han llevado su lucha a un extremo. Pero, ¿quién tiene autoridad moral para poner remedio a este estado de cosas en un gobierno a cuyo titular sólo parece importarle una campaña presidencial cuyo financiamiento no puede explicar?

 

HECTOR MAURIÑO

vasco@rionegro.com.ar


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
¿Revancha?