Revelaciones en el juicio contra el ganadero Najul

Un policía dio detalles que antes no había declarado.



ROCA (AR).- En la segunda jornada del juicio que se sigue contra el ganadero Enrique Najul, quien baleó al abogado Armando Brusaín hace cuatro años en un campo de la Línea Sur rionegrina, declaró ayer el policía que acompañó como auxiliar de justicia en el procedimiento para el secuestro de animales del hoy imputado.

El sargento Alejandro Medina relató el día en que llegó Najul y que con un rifle intentó impedir que se llevara a cabo la orden judicial.

Medina fue quien hirió de un disparo en el abdomen a Najul, luego de que éste realizara los disparos, uno de ellos hiriendo de gravedad a Brusaín.

El policía dijo que cuando hirió al ganadero, éste le dijo “con vos no es la cosa, gordo. Yo lo quiero matar a este hijo de puta”, en referencia al abogado.

Sin embargo, esta última frase no la había declarado en la Policía, horas después de ocurrido el hecho, por lo que los jueces le preguntaron si alguien le había aconsejado que lo dijera en el juicio. Medina señaló que tras el incidente se puso muy nervioso. “Cuando me pongo nervioso, me bloqueo”, atinó a responder.

Pero además, la audiencia dejó al descubierto un crédito con intereses abusivos y propiedades como garantía, que le realizó el profesional a la postre baleado a su victimario.

Incluso, uno de los testigos aseguró que Brusaín hizo una “macabra” advertencia cuando intentaban algún acuerdo para poder cancelar el préstamo.

El primer testigo de ayer fue el abogado Juan Brunetti, quien asistió a Najul tras contraer el crédito con Brusaín.

“A fines de 2000 había firmado unos pagarés para levantar un pedido de quiebra. Me contó que Brusaín le había ofrecido dinero de su padre y dio tres inmuebles como garantía”, señaló.

El préstamo en cuestión fue de 55.000 pesos pero con un diez por ciento de interés mensual, por lo que en casi un año, la deuda ya ascendía a 170.000 pesos.

Las propiedades puestas en garantía fueron un campo, una cámara frigorífica y una casa.

Brunetti dijo que tuvo va

rias reuniones en el estudio de Brusaín. “El motivo era la transferencia de los inmuebles en garantía. El pago se tornaba imposible por los altos intereses y se hablaba de ratificar el paso definitivo de algunos de los inmuebles”.

A una pregunta del camarista Aldo Rolando, el testigo dijo que “no había contradocumento por las transferencias de las propiedades”.

“El contradocumento es para volver a su antiguo titular las propiedades, tras la cancelación de los pagarés”, señaló el abogado Jorge Crespo, defensor de Najul. Sin embargo, extrañamente ese contradocumento nunca existió.

Brunetti dijo que a mediados de 2001 se hizo el acto de posesión. “Brusaín pidió el corte de los servicios públicos en la casa, lo que puso muy mal a Najul”, señaló.

Pero además, en una de las reuniones, Brunetti aseguró ayer que Brusaín le dijo “decile (a Najul) que no le vaya a pasar lo mismo que a Silfeni”. El testigo dijo que no le dio demasiada importancia a la frase. Se la comentó a Najul y éste le dijo que Silfeni era una persona que tenía campo en la línea sur, y que murió tras recibir un tiro en la cabeza. “Esa frase me impactó”, dijo ayer Brunetti ante los jueces de la Cámara Tercera del Crimen.


Comentarios


Revelaciones en el juicio contra el ganadero Najul