Revuelo en Chile por detalles sobre desaparecidos

Trascendieron más datos aportados por una iglesia evangélica. Según ex militares, el 60% fueron tirados al mar desde barcos. Muchos llevaban peso en el cuerpo. Reclamos al gobierno.





Santiago de Chile (EFE).- Un enorme revuelo produjeron en Chile las revelaciones de que más de la mitad de los 1.185 desaparecidos políticos durante el régimen militar nunca podrán ser hallados debido a que fueron lanzados al mar, según informaciones entregadas por una iglesia evangélica al gobierno.

La información es la primera que se entrega tras el histórico acuerdo alcanzado por militares y abogados de derechos humanos el 13 de junio pasado, en el marco de la llamada «mesa de diálogo», para dar con el paradero de los detenidos desaparecidos durante la dictadura de 17 años que encabezó en Chile Augusto Pinochet.

Los antecedentes, contenidos en una carta de cuatro octavillas dirigida al presidente Ricardo Lagos, fueron entregados ayer, miércoles, por el pastor de la Corporación Metodista Pentecostal Universal, Enrique Vilches y se refieren a 780 casos de desapariciones entre 1973 y 1975.

Dirigentes de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos llegaron ayer hasta el Palacio de los Tribunales para solicitar al presidente de la Corte Suprema, Hernán Alvarez, información sobre los antecedentes entregados por el pastor.

«Indudablemente que no deja de impactarnos y dolernos profundamente el conocer la forma en que habrían sido eliminados nuestros familiares, lanzados al mar para que nunca los encontremos», dijo la vicepresidenta del organismo, Mireya García.

En su carta, el pastorpentecostal señala que los datos le fueron entregados por un coronel en retiro de la Fuerza Aérea de Chile, con el que se reunió la semana pasada.

El oficial en retiro le reveló, dijo Vilches, que las personas habían sido detenidas y luego llevadas en vehículos de una empresa de transportes a distintos puertos del país, entre éstos Valparaíso, Coquimbo y San Antonio.

Desde allí, según el relato, los presos eran subidos a barcos arrendados a una empresa privada y más tarde habrían sido arrojadas al mar.

En la carta, se señala también que para que los cuerpos no fueran encontrados se les colocaban placas de plomo a fin de mantenerlos en el fondo marino.

«Estas declaraciones impactan no sólo por la forma en que actuaron con nuestros familiares, sino también porque eso nos resta la esperanza y posibilidad de rescatarlos en algún momento y por lo menos tener el derecho a darles digna sepultura», agregó Mireya García. García recordó que Andrés Valenzuela, un arrepentido de los organismos de seguridad de la dictadura, ya había declarado ante la justicia en los ochenta que muchos cuerpos de detenidos desaparecidos habían sido lanzados al mar.

Según la ley, el Ejecutivo tiene 24 horas para trasladar a los tribunales la información que le ha sido entregada por el mecanismo de la mesa de diálogo El Secretario General de gobierno (portavoz), Claudio Huepe, criticó que la carta fuera entregada previamente a la prensa y se saltó la coordinación establecida, que señalaba que el obispo metodista Neftalí Aravena era el encargado de traspasar los antecedentes del mundo evangélico al presidente Lagos.

La familia dice que Pinochet ahora no quiere exámenes

Santiago de Chile (Télam-SNI).- La familia de Augusto Pinochet prefiere que el ex gobernante «muera defendiendo su inocencia», a que la historia lo recuerde como «desaforado, culpable y demente», al referirse al fallo que la Corte Suprema difundirá en estos días.

El hijo menor del senador vitalicio, Marco Antonio Pinochet, aseguró que «el fallo de la Corte Suprema será adverso» a su padre y ratificará el desafuero decidido por la Corte de Apelaciones, en junio pasado, porque en su opinión, se ha hecho un verdadero «juicio político» al régimen militar (1973-1990).

En declaraciones al canal de televisión privado Megavisión, el hijo de Augusto Pinochet dijo que su padre está «tranquilo pero resuelto a no someterse a exámenes médicos». La Corte Suprema, además de rechazar la solicitud de la defensa del ex gobernante de facto para practicarle exámenes médicos previos al fallo, votó la semana pasada sobre el desafuero de Pinochet, pero aún no ha sido dada a conocer.

La defensa de Pinochet insistió en rechazar que le practiquen exámenes médicos, ya que consideran que esa medida le impediría al ex dictador demostrar su inocencia en un eventual juicio por violaciones a los derechos humanos bajo su gobierno.

«En el fondo significa que habrá sido desaforado, quedará como culpable y como demente», afirmó Marco Antonio Pinochet.

La familia de Pinochet estaría preparando una declaración pública que será distribuida después de que se conozca el fallo de la Corte Suprema. La redacción estaría a cargo de Lucía y Marco Antonio Pinochet, los dos hijos más «políticos».

En tanto, el jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, aseguró que el eventual desafuero de Pinochet puede afectar la recopilación de información sobre el paradero de los desaparecidos. «Todas las cosas que no generen confianza, ni un ambiente adecuado para el compromiso que hemos adquirido, no solamente las Fuerzas Armadas sino todo el país, desde el presidente de la República hacia abajo, pueden ser desfavorables», enfatizó el jefe militar.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Revuelo en Chile por detalles sobre desaparecidos