Rico se "atrinchera" en su despacho para resistir

Hoy hará una demostración de fuerza, en un acto con los jefes de la Bonaerense.

LA PLATA.- El ministro de Seguridad bonaerense, Aldo Rico, se presentó ayer a trabajar y no dio ninguna señal de que esté dispuesto a renunciar, como lo quiere el gobernador Carlos Ruckauf, por lo que su destino recién se definiría el próximo fin de semana, cuando vuelva al país el mandatario bonaerense de su gira por los Estados Unidos.

"Si Rico no presenta la renuncia esta semana, el gobernador definirá su situación a partir del próximo sábado", señaló ayer un estrecho colaborador del gobernador.

Rico dedicó toda la jornada a sus tareas específicas y a organizar para hoy una demostración de fuerza, durante un acto con los jefes de las departamentales de la policía.

El ex oficial carapintada espera que concurran en masa para "manifestarle su apoyo", anticiparon sus colaboradores.

Durante la mañana había circulado la versión que sería el vicegobernador Felipe Solá el encargado de despedir a Rico, pero la especie fue descartada.

Rico quedó en muy mala posición después de cometer un papelón la semana pasada, cuando confundió a un custodio del presidente Fernando de la Rúa con el ex carapintada Carlos "el indio" Castillo, detenido actualmente en Paraná, acusado de asesinato y vinculado, además, a la represión durante la última dictadura militar.

Este hecho, más el desliz cometido con reporteros gráficos, cuando los amenazó en Pinamar, y sus críticas a los jueces federales habría decidido a Ruckauf a desprenderse de su conflictivo ministro de Seguridad, aunque la medida le acarree un fuerte costo político.

Ayer Rico se presentó en su despacho. A bordo de una Cherokee 4 x 4 llegó a las 9.40 ignorando a los periodistas que lo aguardaban en el portón de entrada del viejo edificio de la policía bonaerense, donde actualmente funciona su cartera.

Poco después, su vocero Horacio Poggi anunció, tajante, a los periodistas que "el ministro se llama Aldo Rico" y agregó que "no ha presentado la renuncia ni se la han pedido".

A partir de las 8 de hoy, Rico se mostrará públicamente ante el periodismo para presidir el izamiento del pabellón nacional, frente al edificio del ministerio, en La Plata.

Allí, con la presencia de los jefes Departamentales de la Policía Bonaerense, Rico recordará a los policías caídos en cumplimiento del deber y a los que se destacaron por sus acciones en servicio, durante el último mes.

Rico también enfrenta la presión de la Alianza para que renuncie.

Los diputados bonaerenses resolvieron reclamar esta semana, en sesiones parlamentarias, el alejamiento del ministro, "protagonista de varios episodios que llegaron a rozar la investidura del presidente de la Nación", según se informó.

El vicepresidente de la Cámara, Alejandro Mosquera (Frepaso), dijo que esa iniciativa "también adjudica responsabilidad al gobernador Carlos Ruckauf, quien debería haberle pedido su renuncia de inmediato por su presunta corrupción y vinculación con personajes nefastos de nuestra historia".

Mosquera también encabezó una delegación de diputados de la Alianza que se presentaron en los tribunales platenses para pedir que se investigue una denuncia del "Indio" Castillo, relacionada con la compra de nafta en el Ministerio de Seguridad a empresas supuestamente vinculadas a Rico. (DyN e Infosic)

Soria: "No me han hecho ofrecimientos"

ROCA (AR).- Durante el fin de semana, el nombre de Carlos Soria cobró protagonismo. Figuró en los principales matutinos porteños como uno de los que se podría "beneficiar" con el alejamiento de Rico.

"Es que aún está presente la buena gestión que realizó al frente del ministerio de Justicia y Seguridad bonaerense en el último tramo del gobierno de Duhalde", expresaron ayer estrechos colaboradores de Ruckauf a "Página 12".

Como se recordará, el rionegrino tuvo en sus manos "una papa caliente", ya que a fines de septiembre del año pasado asumió como ministro de Duhalde tras la masacre de Ramallo, y pudo llegar al fin de su gestión sin sobresaltos.

Con la nueva gestión de Ruckauf, la cartera se dividió. Justicia por un lado y Seguridad por otro.

Una vez que Rico deje el cargo, ya se acordó que Seguridad será encabezada por el actual ministro de Justicia, Jorge Casanovas, y para Justicia se menciona con insistencia a Carlos Soria, según la prensa capitalina.

Sin embargo, y pese a la insistencia de las versiones periodísticas, el actual diputado nacional bonaerense dijo ayer a "Río Negro" que "yo no se nada y no me han hecho ningún ofrecimiento".

De todos modos, adelantó que si la propuesta se llega a "oficializar", antes de aceptarla "voy a poner condiciones". Entre ellas mencionó:

- "El problema de la seguridad es tan grave que no lo puede manejar un solo partido. Es necesaria una mesa de consenso con la oposición si se quiere lograr avances sustanciales".

- "Hay que incrementar los recursos si se quieren bajar los índices de seguridad. Y esto, necesariamente obligaría a crear nuevos impuestos para recaudar. Es una decisión política, como se ve.

- "No estoy de acuerdo con la política de mano dura porque no ha dado respuesta a nada".


Comentarios


Rico se "atrinchera" en su despacho para resistir