Ríe Román, </b>

No jugó ni un solo minuto en los ensayos de verano, <br />pero Riquelme ya está a punto y es fija en el once de Boca para jugar en el debut ante Godoy Cruz, el domingo.



“Desde el comienzo tengo claro que voy a incorporarlo a Román. Estamos armando un equipo a la medida de Riquelme, para que él se pueda sentir cómodo…”, decía Julio César Falcioni a fines de enero.

Boca venía de ganarle 2-0 a River, con un gran juego colectivo y sin Juan Román Riquelme en cancha. El esquema fue 4-4-2, como en todos los amistosos de verano, pero el entrenador xeneize nunca tuvo dudas de que JR formaba parte de su once ideal.

Sin dudas, Riquelme estará en el debut por el Clausura ante Godoy Cruz el domingo. El enganche no jugó ni un sólo minuto en los ensayos estivales, justamente para ponerse a punto cuando la cosa sea por los puntos.

Falcioni aseguró que en la construcción del equipo estará Román y durante los amistosos, el Emperador le dio rodaje a Leandro Somoza y a Diego Rivero, para que se vayan acostumbrando a apuntalar el juego de Riquelme. El entrenador sabía además que para el debut ante el Tomba contaría además con un Sebastián Battaglia afilado, quien tampoco jugó en el verano.

Según lo visto ayer en la práctica, Battaglia, Somoza y Rivero serían los mediocampistas titulares en un esquema de 4-3-1-2. Para esta primera fecha, Falcioni no tendrá el “problema” de pensar en dónde poner a Walter Erviti, quien debe purgar con una fecha de suspensión que arrastra de su ciclo en Banfield.

Seguramente el resultado que se obtenga ante los mendocinos le indicará a Falcioni qué hacer con Erviti para la segunda fecha, que será nada menos que ante el revitalizado Racing, en el Cilindro de Avellaneda. Lo que no se puede soslayar es que el ex Banfield está llamado a ser la rueda de auxilio en el juego de Román, virtud que Falcioni conoce bien del volante. Erviti oxigenó el juego del colombiano James Rodríguez en el Banfield campeón del Apertura 2009.

En los dos partidos con River, ante Independiente y contra San Lorenzo, se vio un Boca aguerrido, sin regalar nada, que asfixia a su rival y que es contundente arriba. Habrá que ver cómo engrana la pausa y el fútbol exquisito de Riquelme en el dinámico mediocampo de este nuevo Boca.

“Es un jugador diferente y es nuestra carta mágica: a veces va a tener que cortar el vértigo del ida y vuelta, meter la pausa y utilizar su capacidad de juego”, describió Falcioni sobre la tarea que deberá realizar Riquelme. El domingo, la teoría del Emperador tendrá su primera prueba de fuego en la mismísima Bombonera. Será el capítulo inicial donde comenzará a dilucidarse si este Boca está para cosas grandes.

fútbol de afa

Walter Rodríguez


Comentarios