Rige el aumento del agua, pero viene atenuado

El mayor impacto se sentirá en facturas de febrero Admiten que ARSA está en delicado equilibrio



VIEDMA (AV).- Las alzas en los servicios de agua potable y cloacas que presta la empresa Aguas Rionegrinas serán graduales. El aumento de la tarifa plena autorizado alcanzará al 60% en dos tramos iguales a liquidar entre el último bimestre de este año y el primero de 2009. Como el decreto gubernamental rige desde el uno de diciembre pasado, la facturación correspondiente a noviembre vendrá en el vencimiento con antiguos valores; y en consecuencia los efectos se sentirán menos en los bolsillos de 162.000 usuarios.

A los nuevos cuadros tarifarios mínimos que fueron divididos en categorías se les sumarán cargos variables por nivel de consumo. Los recargos se extienden entre 0,74 pesos y 1,31 pesos entre los 30 y 120 metros cúbicos por bimestre (ver aparte). A ello hay que sumarle otros pequeños adicionales como la alícuota del IVA y el fondo de atención a indigentes.

ARSA había presentado una solicitud inicial al Departamento Provincial de Aguas (DPA) -como ente regulador- de 65,2 % en virtud de que, según los cálculos de la empresa; venía sufriendo desfasajes financieros desde agosto pasado ante las variaciones en su estructura de costos. Sin embargo, el ente regulador recomendó que la ecuación se mantenía sustentable en 60%.

Los baches económicos obligaron al Estado provincial a inyectar este año una serie de aportes extraordinarios del orden de los 15 millones de pesos.

El presidente de Aguas Rionegrinas, Jorge Isaac, explicó a "Río Negro" que la empresa está en "delicado equilibrio" porque "no son momentos fáciles".

Dijo que se está esperando el mes de febrero porque "de ahí para adelante comenzaremos a recaudar más con el nuevo régimen; recuperaremos capacidad de gestión porque ahora estamos dependiendo de los aportes del Tesoro de la provincia".

La mayor recaudación para la empresa se verá completamente registrada en julio próximo de acuerdo al instructivo oficial, con lo cual, el gobierno decidió aportar sólo ocho millones para todo 2009. "Más allá de esta situación -apuntó el directivo- hemos restringido gastos para atender la temporada estival sin tener sobresaltos".

En la estructura de costos de funcionamiento de la empresa se constató que la mayor erogación está ligada a los pagos salariales de medio millar de empleados. Representan 2,4 millones de pesos mensuales. En segundo lugar, el componente de gastos de electricidad representa costos adicionales dado que por una característica de las plantas de bombeo, la empresa debe contratar y abonar por mayor capacidad energética de la que suele utilizar, a fin de evitar inconvenientes. Los químicos empleados representan el tercer eslabón de erogaciones.

Respecto de los gastos energéticos, Isaac mencionó que la energía plus" que "debemos tener presente y contratar para los imprevistos, no se encuentra en los costos adicionales".

En ese sentido, hizo una velada crítica hacia lo que finalmente aceptó el DPA, dado que a su criterio, no se tuvo en cuenta ese parámetro y en consecuencia "primero se presta el servicio y después se discute", en referencia a los aumentos.

Insistió en que "acá hay que pensar que la gente debe tener el servicio todo el tiempo cuando en otras jurisdicciones no hay agua en un determinado lapso de las 24 horas del día" y además "los rionegrinos se acostumbraron a levantarse a la mañana y apretar el botón del baño sin inconvenientes, ahora el día que les falta el agua se acuerdan permanentemente de nosotros".


Comentarios


Rige el aumento del agua, pero viene atenuado