Rige un régimen provisorio de coparticipación

Permitirá mayores ingresos a las comunas. Dura hasta mayo. Saiz, eje de la decisión.



Río Negro aplicará -por seis meses- un régimen de coparticipación provisorio, que permitirá mayores ingresos a los municipios.

Esta determinación se constituyó en la primera decisión del gobernador electo, Miguel Saiz, que planteó la postergación del proyecto del actual gobierno de Pablo Verani y, transitoriamente, alentó también un esquema compensatorio por un semestre. Este sistema distribuirá -como adicional- de 2,5 millones entre los municipios. Algo más de 400 mil pesos mensuales.

Anoche, el presidente de la comisión de Asuntos Municipales, Alfredo Pega resaltó que “esta ley transitoria tendrá vigencia hasta mayo”, se quitará el actual techo de coparticipación (se destinará a los municipios el 25,5 por ciento sin considerar ningún límite) y, en general, todos los municipios cobrarán más.

La aplicación de la iniciativa del Poder Ejecutivo -que desde hace seis meses se analiza en la Legislatura- tiene objeciones de intendentes y la oposición. Pero, fue Saiz que determinó su congelamiento. El gobernador electo advirtió que su implementación determinaría un aumento de las transferencias de Río Negro a los municipios de 9 millones entonces pidió una transición para profundizar esta cuestión.

Así, el rechazo a la iniciativa de Verani por parte de Bariloche y Viedma -a través de intendente Alberto Icare y el electo Jorge Ferreira- fue funcional a ese objetivo de Saiz. Esos municipios cuestionan los resultados del censo 2001 -que asignan menos poblaciones- y también la exclusión del índice del cobro del impuesto en la asignación de recursos.

Estas observaciones derivaron en la decisión de aplicar una ley transitoria por seis meses (que se aplicará desde noviembre o diciembre). Anoche, los diputados oficialistas redactaban el texto definitivo, que proyectaba un aumento de recursos para todos los municipios.

Las intendencias más ansiosas por la aprobación del proyecto del Ejecutivo son Chimpay, Cervantes, El Bolsón, Lamarque y Mainqué, las cuales, se favorecen con el incremento poblacional. Por eso, los intendentes del Valle Medio comenzaron el último lunes una fuerte movida para lograr el tratamiento en la Legislatura. Pero, anteanoche, Saiz frustró esa opción cuando se reunió con varios de ellos y legisladores radicales.

Esta postergación se formalizó ante los intendentes radicales ayer en el Salón Gris con la presencia de parte del actual gobierno del subsecretario de Interior, Juan Molina. También participaron los diputados Pega, Wálter Azcárate y Fernando Grandoso, y el electo Oscar Machado Promediando el encuentro, Saiz se incorporó para reiterar su pretensión que la reforma de la coparticipación quede para el año próximo. Justificó la transición incluso en evaluaciones que procurará su gobierno provincial en relación a los servicios que puedan transferirse a los municipios.

Actualmente, la provincia distribuye entre los municipios por tres conceptos: la coparticipación de la Nación (la provincia envía un 10 por ciento), ingresos por regalías (otro 10 por ciento) y recaudación por impuestos propios Como criterio de distribución entre los municipios, el proyecto del Ejecutivo elimina el porcentaje por lo que se recauda de impuestos provinciales en cada intendencia. (AV)

Por unanimidad, Río Negro fue designada en la presidencia del Consejo Hídrico Federal.

Este organismo constituye un “ámbito idóneo para la definición de la Política Hídrica” del país Recientemente, Nación, la Ciudad de Buenos Aires y 22 provincias firmaron el Acuerdo Federal del Agua.

Además, el mismo convalida los “Principios de Política Hídrica” y permitió la constitución de un Consejo Hídrico Federal (COHIFE).

En los fundamentos del acuerdo se alude al cambio de actitud de la gente ante los temas hídricos. (AV)

Argumentos sobraban para postergar -otra vez- el nuevo régimen de repartos de recursos a los municipios. Pero se decidió con la opinión del gobernador electo, Miguel Saiz.

“No formaré un gobierno paralelo”, repitió Saiz -hasta el cansancio- en los últimos días. Quiso, lo intentó pero no pudo mantenerse ajeno en la discusión de la coparticipación. Opinó y lo hizo como gobernador electo. “La provincia transferirá 9 millones más con el nuevo régimen”, advirtió anteanoche antes los diputados, con razón propia para esperar el tratamiento legislativo.

Ayer, se dieron motivos más formales. El proyecto del Ejecutivo tenía “un consenso muy débil”, justificó en la postergación el legislador y presidente de la Comisión de Asuntos Municipales, Alfredo Pega. Así, el diputado coincidió con reabrir el debate para “reforzar el consenso” con los intendentes mientras recordó que el bloque justicialismo ya tenía un dictamen contrario a la actual iniciativa.

Compartió que el nuevo debate puede incluir “parámetros fiscales como criterios en la distribución de la coparticipación” pero insistió que esas cuestiones se evaluarán durante los próximos seis meses.

Bariloche y Viedma fueron los más firmes opositores al tratamiento legislativo del proyecto del Ejecutivo.

El intendente electo de la capital, Jorge Ferreira resaltó que el encuentro fue “muy productivo” porque permitió consensuar las pretensiones de los municipios más chicos pero también las objeciones planteadas por los más grandes.

“Viedma -agregó- no puede resignar puntos por un censo defectuoso y tampoco se puede excluir el criterio del índice de recaudación de impuestos provinciales”.

El oficialismo preveía anoche que el sistema de coparticipación provisorio ya se pudiese aplicar a partir de diciembre pero también advertía que inicialmente se debería lograr consensos con los intendentes radicales y, después, con los justicialistas.

El mandatario barilochense Alberto Icare fue activo opositor en rechazar el proyecto de Verani. Ocurre que si bien se establecían iniciales compensaciones, la implementación del sistema establecía “una caída anual de 1,5 millón” de los ingresos. (AV)


Comentarios


Rige un régimen provisorio de coparticipación