Río Negro busca números claros para educación

La ministra Mázzaro se reunirá la semana próxima con Nación. Quieren saber qué pasa con el dinero para infraestructura. Demandan explicaciones por las becas y el incentivo docente.

BUENOS AIRES (ABA) – Una definición concreta sobre los tiempos del envío de fondos para aplicarse en infraestructura de las escuelas rionegrinas, le pedirá la semana próxima la ministra de Educación rionegrina, Ana Mázzaro, al secretario de Educación de la Nación, Ricardo Biazzi, en la reunión que mantendrán ambos en el Palacio Pizzurno.

Mázzaro aclaró ayer que de 1.800.000 pesos destinados a esa finalidad, 800.000 pesos ya están en ejecución y parte de ellos fueron enviados, pero ahora busca saber qué pasa con el dinero aún no girado a la provin-cia.

La titular de Educación rionegrina señaló que el jueves se estaba depositando parte del incentivo docente del segundo semestre del año pasado «pero en un porcentaje de sólo el 7%».

Sobre los montos que restan del incentivo correspondientes al año anterior y el total del actual, también Mázzaro demandará una explicación sobre el futuro cronograma.

En cuanto a las becas, Mázzaro detalló que con el circuito de Villa Regina recién se están terminando de pagar las correspondientes al año 2001, en tanto en febrero se abonarían las del 2002.

La ministra participó el miércoles de un seminario sobre escuelas rurales, disertando sobre la caracterización de los establecimientos de su jurisdicción.

Sostuvo que las escuelas rurales de Río Negro, se encuentran en una geografía extensa con «una población inferior a la necesaria» para integrar el sistema, y explicó que algunas son de «plurigrado» (un docente para todos los chicos).

En tal sentido, dijo que sería aconsejable acortar las distancias en relación a las escuelas urbanas.

Desde Nación se comprometieron a incrementar la asistencia para problemas no pedagógicos (alimentación, materiales), y se planteó el trabajo con cuadernos específicos pautados por el área.

Biazzi aludió a la operatoria propuesta a nivel nacional para la reimpresión de cuadernos de trabajo (para el alumno y el docente) de Tercer Ciclo de la EGB de la Escuela Rural.

También se informó que en cada provincia se entregarán 90 CDS, así como un aporte de 3,50 pesos por cada cuaderno de impresión.

El evento contó con la presencia de la subsecretaria de Equidad y Calidad Profesional, Marta Blanco; los Directores Nacionales de Programas Compensatorios, Eduardo Merlo, de Información y Evaluación de Calidad Educativa Lila Toranzo, y de Gestión, Curricular y Función Docente, Mónica Farías.

Uno de los datos que revelan la importancia de las escuelas de este tipo, es que el 70 % de las del total del país son rurales.

La reunión de la ministra Mázzaro con autoridades nacionales estaba prevista para ayer pero debió suspenderse por la enfermedad de un funcionario nacional.

Responsabilizan al gremio por la pérdida de los días de clases

CIPOLLETTI (AC) – El gobierno rionegrino no es responsable de que los chicos de la provincia no hayan comenzado en término las clases de este año, sino que lo es el gremio docente. Esta es la respuesta de la Fiscalía de Estado de la provincia a una demanda que la madre de un niño de 9 años le inició al Consejo de Educación por daño moral y psicológico, con un pedido de 22.500 pesos de resarcimiento.

El mayor de los hijos de Sandra Piaggi -su nombre no se publica por tratarse de un menor-, de 9 años, debería haber comenzado a cursar su cuarto grado en la escuela 264 del barrio Luis Piedrabuena en marzo.

Como casi todos los chicos rionegrinos de su edad, el hijo de Piaggi no pudo iniciar las clases en marzo, pero tampoco en abril ni en mayo.

Las razones fueron el largo conflicto salarial entre el gobierno y los docentes, primero; y más tarde el estado del edificio del colegio, que tenía tales averías que era imposible dictar clases.

Recién pudo comenzar a cursar en mayo, tras cuatro meses de vacaciones, medio merecidas y medio obligadas.

La demandante no responsabilizó en su denuncia a los docentes ni a Unter por la falta de clases para sus hijos, sino al gobierno de Pablo Verani.

En la respuesta, la Fiscalía de Estado negó todas las imputaciones, como es de rigor en estos casos.

Pero la abogada local que representa al organismo, Liliana Stafforini, añadió: «la demora en la iniciación del ciclo lectivo 2002 no es imputable al Consejo Provincial de Educación, sino que fue motivada por las medidas de fuerza dispuestas por el gremio docente Unter, previo al inicio de las actividades escolares, originando con ello un conflicto que impidió el inicio regular, como estaban programadas».

Llamativamente, la abogada del gobierno omitió mencionar a párrafo siguiente que el paro de los docentes obedecía a un atraso salarial de tres meses y la falta de liquidación de aguinaldos y cuotas del incentivo que perciben los maestros. «Con respecto al monto reclamado (22.500 pesos), no podría culminarse esta respuesta sin hacer una referencia respecto de la suma. Su sola mención hace presumir el afán lucrativo del pleito», añadió la representante de la Fiscalía de Estado.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora