Río Negro elige con un jurado itinerante la obra de teatro que la representará

La selección para la Fiesta Nacional del Teatro tendrá este año en Río Negro un jurado itinerante conformado por Javier Swedzky por Nación y a Kuky Honik y Adrián Beato por la provincia. Serán veedores hoy en El Bolsón, mañana en Jacobacci, el fin de semana en Roca y el lunes en Vidma.



ROCA .- Para que el jurado que elegirá la obra rionegrina pueda verla, hoy en el barrio Luján de El Bolsón, la obra “El Circo mutante” del grupo “La murga guacha”. Mañana jueves los tres jurados estarán en Jacobacci para ver al grupo Asociación Suyai que presentará la obra “Federico del alma”.

Por su parte, entre el viernes y el domingo, se desarrollará en Roca una verdadera muestra para este jurado, de la que participan ocho obras producidas en esta ciudad.

Se presentarán en las salas de Casa de la Cultura, el Teatro de La Estación, la sala privada de Rodhe 1140, y el monumento a la madre en Sarmiento y Mitre.

Se verán “El ojo del juglar” del grupo “Trapisonda”; “Resuellos del viento ¿donde estás Bairoleto?” del grupo Huepuray; “El secreto del agua” del grupo “Mogiganga”; “Follie” del grupo “papa-puré producciones”; “Un poco más ardientes o los suplicantes” del grupo “Teatro las dos lunas”; “La luz pendular” del mismo grupo; “Vidas fabulosas” del grupo “Los Fabulosos” y “Acuerdo para cambiar la casa” del grupo “Contraluz”.

Integrado por las actrices Maite Aranzábal, Fernanda Archanco, Gabriela Ottogalli; Poli Bontas como director y Carlos Carvalho y Pablo Scattone como técnicos, el grupo “Los Fabulosos” se formó este año.

La propuesta de “Los Fabulosos” se basa en la investigación de elementos del lenguaje del clown y la farsa, lo que dio como resultado la obra “Vidas Fabulosas, (o el insoportable peso del mármol)” .

Es un espectáculo diseñado con elementos del cómic-historieta para lo cual fue elegido como lenguaje el clown y algunos elementos característicos de la farsa.

“Los episodios de la obra que se ha creado colectivamente tienen situaciones de una complejidad dramática tal, que se necesitó profundizar en los rasgos de los personajes farsescos, dejando a la vista que la ingenuidad que propone el clown como personaje arquetípico era insuficiente para contar los episodios elegidos.

“El humor como rasgo fundamental de la obranos permitió con la distancia que la máscara y la nariz proponen decir y opinar sobre sucesos de la realidad argentina actual y sobre el entramado de relaciones de distintos sectores de la sociedad” dicen sus integrantes.

Darwin, César, Marco Antonio, Cleopatra y Mata Hari fueron elegidos para construir episodios disparatados en donde se deja ver los fundamentos antes detallados.

El lenguaje permitió construir una obra destinada a una franja de público para la que no se produce teatro: los adolescentes.

El relato escénico por ser cómico, sin dejar de ser profundo ni crítico, permite incluir como espectadores a los niños y adultos, siendo este un espectáculo apto para todo público.

El ojo del juglar

En base a una obra escrita por Alberto Rodríguez Muñoz y sobre la versión escénica de Gustavo Azar se creó “El ojo del juglar”, obra con la que se presentará el grupo “Trapisonda”.

“El espectáculo -admiten sus gestores- posibilita la integración del teatro con la danza y el canto, debido a su propuesta abierta y a la vez inspiradora de búsqueda de lenguajes. En la versión del grupo se ha dado prioridad a los distintos elementos expresivos que tienen que ver con el uso del cuerpo y de la voz”.

Con las actuaciones de Romina Vallogia, Mariana Benítez, Eugenia Sabadini, Rafael Rúa, Gustavo Azar, la obra trascurre en una alegre estancia en la tarde de un medioevo imaginario. Allí viven tres hermanas con su abuelo trabajando, cantando y bailando, según la múltiple definición que porta el grupo.

Según refiere Azar, “el espectáculo conjuga lo teatral con la música, el canto, la danza y la poesía en un mundo particular de gran belleza”.Para ello se contó con la ayuda de un equipo interdisciplinario conformado por Mirta Silvetti y Marcela Gaitán en Coreografías; Claudia Daglio y Romina Valloggia en diseño de vestuario; María del Carmen García en la confección de la utilería; la preparación vocal es de Mirta Casanova y el asesoramiento musical de Alejandra Sottile y Daniel Sánchez.

La asistencia técnica es de Walter Pasos, la producción gráfica de Silvina Signes y la dirección general de Gustavo Azar.

Por su parte, el grupo “Teatro de las Dos Lunas”, presentará “Un poco más ardientes o los suplicantes”.

Esta obra- explican sus hacedores- surge casi como una broma a partir del comentario de una espectadora después de ver una función de “Despojos para Medea”, último espectáculo que reunía a los cuatro actores de Las Dos lunas, que hacía referencia a “me encantó la obra, pero me pareció un poco fría”.

Esa frase siguió resonando en los oídos de los integrantes del elenco durante mucho tiempo y, varios espectáculos mediante, volvieron a “concebir una puesta en escena que reuniera nuevamente a los cuatro actores de 'Las Dos Lunas', quizás para exorcizar ese estigma del pasado”.

Eligieron para esta ocasión un doble punto de partida: por un lado dos textos considerados clásicos y cuyas “potencias ficcionalizadoras” han sido repetidamente probadas a través del tiempo (“Un tranvía llamado deseo, de Tennessee Williams y “Romeo y Julieta” de William Shakespeare). Por otro lado, tal como había sucedido con la última obra para adultos del grupo, la intervención de Fernando Genoud, quien trabajó en el diseño de la escenografía y el vestuario con independencia de toda consideración actoral, directorial o literaria.

“Un poco más ardiente”, es el resultado de todo estos cruces, resultado que, paradójicamente, asumen como una pregunta para ver si “por lo menos calentamos un poquito el ambiente” tal como dice uno de los personajes de la obra.

Actúan en esta pieza Pablo Donato, María Robin, Anahí Muñoz y Gabriel Urweider. La asistencia técnica está a cargo de David Conejera y la dirección pertenece a José Luis Valenzuela.ecreto del agua”.

Esa obra intenta explorar el mundo femenino a través de textos de Alfonsina Storni y propios, inspirados en la vida y obra de Frida Kahlo.

El secreto del agua bucea en la relación fraternal entre dos mujeres que se diferencian y complementan a la vez.

Dos mujeres que son iguales pero diferentes, como las dos caras de una misma moneda, fuertemente frágiles, imbatiblemente vulnerables, secretamente expuestas.

Actúan Sheyla Fenizi y Emilse Giardilli; la utilería está a cargo de Fernando Genoud, la asistencia técnica es de Pablo Donato y la dirección general y puesta en escena pertenece a María Robin.

Se presentará en en Rohde 1140 (entre Neuquén y Don Bosco)y debido a que está pensado para pocos espectadores, se recomienda hacer reservas de entradas al teléfono 15649407.

La obra “Acuerdo para cambiar de casa” de la dramaturga Griselda Gambaro es la propuesta del grupo “Contraluz” que dirige Olga Corral.

Cinco internadas en una manicomio reciben la noticia del director que deben mudarse del lugar.

Ante la resistencia de la mismas, que dudan de cuál va a ser su verdadero destino, el director utiliza distintas estrategias para lograr su objetivo.

Este mundo deshumanizado que la dramaturga pone en la escena ficticia del teatro no es más que el traslado del escenario verdadero de la situación actual de los enfermos mentales y a los manejos ocultos que a nivel social y político se los somete.

Integran el elenco de “Contraluz”, grupo que se originó a partir de los talleres que dicta Olga Corral en Casa de la Cultura, Carolina del Carmen Castro, Mariela Capitalucci, Lorena Zurita, María Cecilia Gagliardi, Mariana Corral, Ricardo Peinado, Marta Bruegno, Osvaldo López , con la dirección de Olga Corral.


Comentarios


Río Negro elige con un jurado itinerante la obra de teatro que la representará