Río Negro elige dos diputados, con mucho poder político en juego

Casi 370.000 personas están habilitadas para votar hoy. Hay siete partidos y se prevé que los resultados se conocerán temprano. Expectativa por el análisis que harán ganadores y perdedores, teniendo en cuenta que los comicios fueron planteados como un plebiscito de las gestiones de Kirchner y Saiz. Además se eligen autoridades locales en 16 municipios.

Lo más visto



Río Negro vota hoy para elegir dos nuevos diputados nacionales. Cerca de 370.000 rionegrinos están habilitados para concurrir a las urnas.

En 16 municipios también se designarán 47 autoridades locales: 29 concejales, tres miembros del Tribunal de Cuentas en Valcheta y 15 convencionales en El Bolsón.

El nuevo padrón se aproxima a los 370.000 electores, casi 15.000 más que en la elección del 31 de agosto de 2003 cuando en Río Negro se eligió al gobernador Miguel Saiz, legisladores, intendentes y tres diputados nacionales: los radicales Fernando Chironi y Cinthya Hernández, y el justicialista Osvaldo Nemirovsci.

La provincia está representada en la Cámara Baja por cinco miembros. Aquellos tres parlamentarios tienen mandato hasta fines del 2007. Los dos diputados restantes fueron elegidos en el 2001 y sus cargos renuevan representantes a partir de la elección de hoy.

Los legisladores que concluyen su gestión son el barilochense Julio Acavallo -que ingresó por la Alianza radical y Frente Grande, fuerza que ahora conformó el Frente para la Victoria con el PJ- y el justicialista Carlos Larreguy, que aparece hoy como suplente

en la lista de ese Frente porque no pudo en la interna con la candidatura de Julio Arriaga.

La elección en Río Negro no pronostica -inicialmente- dificultades y demoras. No se advierte un alto porcentaje de renuncias de las autoridades distribuidas en las 1.016 mesas de toda la provincia.

El recuento se presenta simple. Con siete listas en el cuarto oscuro, sólo se trata de una boleta -sin cortes- para cada sobre, salvo en los 16 municipios menores, donde además se eligen autoridades locales.

Tres alianzas se presentan: el Frente para la Victoria (Arriaga), Alianza para la Concertación (radical Hugo Cuevas) y Frente Amplio (Carmen Giménez). Cuatro partidos completan la participación: Obrero (Horacio Pastor), Humanista (Adolfo Enrique Martínez), Afirmación para una República Igualitaria (Magdalena Odarda) y el Partido Provincial Rionegrino (Marta Borda).

El reparto de las dos bancas en juego no parece deparar sorpresas. Seguramente cada partido mayoritario se quedará con una diputación, por lo tanto el radical Cuevas y el frentista Arriaga serían los beneficiados.

Por eso, la elección concentra otro sentido político: votos en favor del presidente Néstor Kirchner o en apoyo al gobernador Miguel Saiz. También se expresarán los respaldos locales a los intendentes.

Esta característica derivó en un fuerte protagonismo de los mayores dirigentes, que ponen en juego hoy parte de su poder y futuro político.

Durante la campaña, el gobernador Saiz resaltó que esta compulsa constituye una evaluación de su gobierno, a casi dos años de haber asumido.

Así transparentó y redobló ese lógico análisis que ya había expuesto cuando en una actitud personal nombró a Cuevas al frente de la lista de candidatos.

El gobierno y el partido radical se alistaron detrás de esta decisión y del riesgo diseñado por Saiz. Aún esa disciplina, la distribución de elo

gios y de culpas serán dispares a partir de mañana.

El senador Miguel Pichetto fue el más firme impulsor del acuerdo electoral con Arriaga y la conformación del Frente para la Victoria. Por eso, los resultados determinarán linealmente beneficios y costos en igual proporción.

Otros jefes justicialistas -el diputado Nemirovsci y el roquense Carlos Soria- tienen posiciones más expectantes. No son los únicos destinos ligados a esta expresión electoral, pero los tres anhelan encabezar la fórmula justicialista a gobernador de 2007. Parte de cada objetivo individual se resolverá con el comicio de hoy.

Una perspectiva particular se asienta en las terceras fuerzas, especialmente en la arista Magdalena Odarda y la "peperreísta" Marta Borda.

Tendrán un repunte interesante respecto de los partidos minoritarios en comicios anteriores, pero aun esa tendencia, la campaña nacionalizada en la búsqueda de aval a Kirchner o su equivalente provincial por Saiz proyectan -otra vez- una polarización que difícilmente se puede revertir. (AV)

Los antecedentes de la provincia en la cámara baja

La elección a diputados nacionales del 24 de octubre de 1999 fue simultánea en Río Negro con la presidencial que concluyó con la elección del aliancista Fernando de la Rúa.

De esta manera, la concurrencia rondó el 83%. La fórmula De la Rúa - Carlos Alvarez logró en Río Negro un 55% mientras la justicialista Eduardo Duhalde alcanzó casi el 27%.

En cambio, la lista a diputados de la Alianza sumó el 46,3% y la justicialista el 22,7%. Los elegidos en esa ocasión fueron los radicales Jorge Pascual y Marta Milesi, y el justicialista Ovidio Zúñiga. Reemplazaron a Carlos Soria (que siguió en la Cámara Baja, pero ahora por Buenos Aires) y a Julio Francisco Salto (electo en 1995 por el Frente para el Cambio realizado entre el MPP y el PJ). El radical que dejó su banca fue Jorge Ocampos.

En el 2001, Río Negro convocó para designar a dos diputados para cubrir las bancas del radical Roberto De Bariazarra y el justicialista Miguel Pichetto (que en la misma elección fue elegido senador, con los radicales Luis Falcó y Amanda Isidori).

Esa elección del 14 de octubre de 2001 fue para designar a dos diputados y los tres senadores. La concurrencia superó el 74%, asignando bancas a Julio Accavallo (Alianza del radicalismo y el Frente Grande), con un 25% de los votos, y al justicialista Carlos Larreguy, con un 19%. Este comicio se caracterizó porque se registró más del 28% de votos en blanco o nulos.

Finalmente, el 31 de agosto de 2003, en la provincia se votó para gobernador, legisladores, intendentes y diputados. Los votantes para la Cámara Baja rondó el 74%, designando a Fernando Chironi y Cinthya Hernández por la Alianza y Osvaldo Nemirovsci por el PJ. Aquellos sumaron un 35% de los votos válidos y el justicialista obtuvo un 22 %. (AV)

Notasasociada: Un comicio con características particulares en la zona andina  

Notasasociada: Un comicio con características particulares en la zona andina VER INFOGRAMA Lo que se vota en Río Negro  


Comentarios


Río Negro elige dos diputados, con mucho poder político en juego