RIO SUELTO: "A las barras"



#

Nada mejor que una Copa América para buscarle una solución a la violencia en el fútbol y sus alrededores. Mientras los principales canales de futbol comentan el lunes la gambeta que Messi ensayó el jueves y transmiten en vivo y en directo cómo se llenan los estadios donde cinco horas más tarde se jugará un partido, en la sede de Nueva Chicago un allanamiento encontró la prueba imposible: un sobre con 146 entradas y un destinatario inquietante: "a las barras".

"¿Entradas? ¿Qué entradas?", fue la no menos inquietante respuesta del presidente del club, Antonio Filomeno, cuando la información dejaba perplejos a todos. Como (casi) nunca antes, esta vez sí fue encontrada una evidencia incuestionable sobre los favores de la dirigencia hacia las barras. Las responsabilidades siempre se diluyeron porque es improbable encontrar a un dirigente y un barra reunidos. Esta vez, ¿la ingenuidad? ¿la torpeza? ¿la suficiencia? de Chicago de alguna manera lo hizo posible.

Los sucesos trágicos de la semana pasada en el estadio 'República de Mataderos' y sus alrededores, que dejaron un hincha muerto, también fueron transmitidos en vivo y en directo. Sin embrago, sus protagonistas no están encarcelados, aunque todos los hayamos visto hacer lo que hicieron.

La principal decisión tomada tras los sucesos de Mataderos fue prohibirle la entrada al público visitante en la próxima temporada de la B Nacional. Es una medida urgente, que responde a una coyuntura gravísima, pero que no ataca el verdadero problema: la barra brava como organización y sus conexiones políticas y económicas.

Hace unos días Mauricio Macri, flamante Jefe de Gobierno electo de la ciudad de Buenos Aires, aseguró que cuando asuma su cargo el 10 de diciembre "no tengo más excusas (...) excluyo de las canchas a los violentos..." La pregunta es obvia: ¿Es que acaso antes las tuvo?

 

JUAN MOCCIARO

jmocciaro@rionegro.com.ar


Comentarios


RIO SUELTO: "A las barras"