Logo Rio Negro

RIO SUELTO: Realismomágico

por JUAN MOCCIARO





Una buena historia no necesita ser real, necesita ser creíble. Que los sucesos nos parezcan increíbles en cualquier otro ámbito, menos allí. Esa es la tarea del relato de ficción. Hechos inverosímiles contados de un modo tal que sea una historia. De eso se trató la novela del Apertura contada en 19 capítulos.

Demasiado ocurrió, ya lo sabemos. Amenazas y extorsiones. Balas y piedrazos. Huelgas boicoteadas y poderes licuados. Futbolistas aterrados y equipos sublevados. Y en el medio, fútbol. Como si nada pasara.

El final del cuento suena obvio: Boca será campeón y todos lamentaremos que Estudiantes no lo sea después de una campaña para la historia grande. Pero ya lo dijimos, lo inverosímil puede convivir con lo real. Entonces Boca pierde dos partidos seguidos, Estudiantes gana y empata en cinco minutos, y cuando nada lo rescataba de lo real, la magia: otros cinco minutos de gloria para derrotar a Arsenal y alcanzar lo inalcanzable. Nada más increíble, nada más justo.

Como nadie, el equipo de Diego Simeone merecía una última chance de disputar el título, mano a mano con el otro gran equipo del torneo. Por fútbol y por trabajo, merecía tener la chance de corregir sus errores del pasado (derrotas sucesivas ante Belgrano 1-2 y Boca 2-0).

¿Entonces? A definirlo todo mano a mano ante los muchachos de La Volpe. Pero nada es tan fácil en el realismo mágico. En una ciudad y sus alrededores con más estadios de fútbol por metro cuadrado que en ningún otro lugar en el mundo, la AFA no supo dónde hacerlos jugar. O sí.

La cancha elegida (la de Racing) estaba alquilada para un recital ¡dos meses antes! El reglamento decía que debía disputarse en provincia de Buenos Aires, 72 horas después del domingo. Se jugará en Capital Federal…

Esto no es increíble, esto es fútbol argentino.

 

JUAN MOCCIARO

jmocciaro@rionegro.com.ar


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
RIO SUELTO: Realismomágico