RIO SUELTO: Triste, solitarioy final

por JUAN MOCCIARO



Aún sin estar seguro, Ricardo La Volpe decidió administrar una pesada herencia, la del Boca 'ganalotodo' de Alfio Basile. 89 días después, Boca lo perdió todo. Y el día 89 a la tarde, cuando Estudiantes ya era el campeón, el sucesor del Coco pensó en aquellos días de septiembre, los de sus dudas y temores ante un medio que le era desconocido y supo que era mejor irse. ¿Lo habría decidido el día 86 a la noche, después de que Lanús le diera el golpe de gracia el la mismísima Bombonera?

Dicen que La Volpe le habría presentado su renuncia a Mauricio Macri en el hotel, después de perder con el 'granate' un partido del que necesitaba quedarse al menos con un punto para ser campeón. Y dicen, también, que Macri le respondió: “El miércoles dirigís vos”. El presidente de Boca le terminaba de soltar la mano a un entrenador que él mismo había ido a buscar en el momento equivocado.

La ida de Basile imponía un interinato, pero la dirigencia xeneize no se lo permitió tras la última y traumática experiencia, la de Jorge 'Chino' Benítez. Entonces, pulgar abajo de Diego mediante, Jorge Ribolzi, nunca asumió. En su lugar llegó La Volpe, con demasiadas ideas. ¿No lo sabía Macri? ¿Tampoco sabía que esas ideas no se parecían en nada a las del Coco? Lo sabían.

Tres meses después de su bienvenida, la despedida fue hostil, dentro y fuera de La Bombonera. Los futbolistas lo desoyeron y los dirigentes le soltaron la mano.

La Volpe fue uno de los pocos que volvió a hablar de fútbol y decir lo que casi todos prefieren callar. Le dio la chance a sus detractores a discutir ideas, pero (casi) nadie se dio cuenta. Una lástima.

 

JUAN MOCCIARO

jmocciaro@rionegro.com.ar

 


Comentarios


RIO SUELTO: Triste, solitarioy final