Rionegrinos envían muestras de sangre

En el país ya se realizaron 3.600 análisis genéticos.



#

VIEDMA (AV).- Derechos Humanos de Río Negro recibió unas 40 muestras de sangre de personas que buscan a familiares desaparecidos durante la última dictadura militar. Las extracciones fueron derivadas a investigación forense con el propósito de verificar si existen coincidencias con restos óseos encontrados en los últimos años. Estas tareas se desarrollan en el marco de Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas. El programa intenta aumentar en forma significativa la identificación de los restos de personas desaparecidas por razones políticas. La iniciativa incluye los proyectos que desarrollan el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y otros dos países del continente. En el caso de Argentina, durante el primer año de ejecución comprendió a análisis genéticos de 600 evidencias óseas de víctimas de desaparición forzada entre 1974 y 1983 que se encuentran en custodia del EAAF, y análisis genéticos de 3.600 muestras de sangre de familiares. Para ello se organizó una campaña a fin de difundir tomas de dichas muestras así como la creación del Banco de Sangre de Familiares. Además, continuaron los trabajos de exhumación y análisis antropológico de los restos de víctimas de desaparición forzada en el país durante el apuntado período. La creación del Banco de Sangre de Familiares responde a una inquietud del EAAF que se realiza en coordinación con la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y el Ministerio de Salud; contando con la adhesión en la Provincia de Río Negro del organismo oficial de Derechos Humanos. La titular de Derechos Humanos, Gladys Cofré, explicó a “Río Negro” que con la extracción de sangre se enviaron rastros genéticos a laboratorios de Estados Unidos y Córdoba con la idea de comparar los modelos, mientras que otros dos vestigios quedaron en poder de la secretaría nacional y el EAAF. La funcionaria provincial indicó que todavía no existen resultados positivos, admitiendo paralelamente que causa “angustia y ansiedad” en personas que sufrieron la desaparición de un allegado. Agregó que “muchos preguntan cuando voy a tener un resultado” a lo que advirtió que “quizá no se identifique nunca a un familiar, pero vemos que esta actividad representa una única forma de establecer a quien correspondieron determinados restos óseos” que fueron encontrados en fosas comunes. Las tomas voluntarias de sangre se practicaron en laboratorios de los hospitales de Viedma, Roca y Bariloche. Allí fueron incluidas determinaciones pertenecientes a personas que viven en El Bolsón y Valle Medio.

Los estudios de comparación con restos óseos se llevan adelante en laboratorios de Córdoba y de Estados Unidos.


Comentarios


Rionegrinos envían muestras de sangre