Ríver ganó porque Estudiantes no se animó

El "Millo" festejó con un golazo de Darío Husain. Malbernat no supo salir a buscar un mejor resultado.



Darío Husain comienza a gestar el gol que le serviría a Ríver para vencer a Estudiantes, en el estadio "Monumental".
El triunfo por 1 a 0 que obtuvo Ríver Plate sobre Estudiantes fue una clara muestra del peso que tiene para algunos entrenadores la grandeza de su rival y el temor propio, como ocurre con Oscar Malbernat, quien por no animarse a buscar un mejor resultado en el estadio Monumental ante un "millonario" desvaído, se terminó quedando sin nada.

El primer tiempo tuvo un desarrollo discreto, ya que el juego que propone Malbernat discrepa con cualquier pretensión de belleza para el espectáculo.

Y como lo de Ríver careció de luces para desequilibrar más allá de la posesión del balón, todo se volvió intrascendente y sin emociones.

Sin embargo Ríver, pese a lanzarse siempre al ataque, no pasó sofocones en su defensa salvo un trepada de Juan Krupoviesa que terminó en un innecesario penal de Del Campo que a los 28" marró el "Tecla" Farías.

En el cuarto de hora final del primer tiempo la impotencia de los locales se hizo más manifiesta, porque el juego, por el aporte de los mencionados volantes ofensivos estudiantiles se fue desarrollando cada vez más lejos del arco de "Nacho" González.

Y como sería que la llegada más clara de todo el primer tiempo para los dueños de casa estuvo, como viene siendo costumbre últimamente, en la cabeza de Ameli a los 37", aunque el trayecto de la pelota a la red fue interrumpido por Cardozo justo sobre la línea.

Para la etapa final Manuel Pellegrini dispuso el ingreso de Darío Husain por Del Campo, pasando Ahumada a la derecha de la defensa y completando la línea de tres con Ameli en el medio y Lequi a la izquierda, mientras los "doble cinco" eran Claudio Husain y Zapata.

Esto pareció darle buenos resultados a Ríver en los primeros minutos de la etapa final, ya que el recién ingresado Husain comenzó a desnivelar por derecha y en el primer cuarto de hora fue quien acercó mayor peligro al arco de los platenses.

De hecho, a los 18 y para corroborar que estaba en una tarde afortunada, el "Turquito" levantó la pierna de compromiso en el borde del área grande visitante, como para anticiparse a un defensor en una pelota llovida, y la terminó clavando en el segundo palo ante un azorado Nacho González.

Y a partir de allí, si al comenzar el encuentro el técnico chileno había pensado en un equipo utilitario imaginando el cotejo por la Libertadores ante los colombianos, cuando River se puso en ventaja lo primero en lo que pensó fue en reservar el esfuerzo directamente desde lo futbolístico.

Por eso inmediatamente después del tanto recompuso la defensa haciendo ingresar a un defensor como Ariel Garcé por un volante ofensivo como Daniel Ludueña".

Pero como Malbernat se acordó tarde de buscar el gol, de hecho una característica muy propia de todos los que alguna vez egresaron de la escuela de Osvaldo Zubeldía, que un remate de Farías a los 38" se estrellara en el travesaño fue una verdadera "mosca en la leche" para lo que significó el albirrojo platense como expresión ofensiva. (DyN).

Los "turcos" están muy felices

Los hermanos Claudio y Darío Husain se mostraron muy felices al término del encuentro que Ríver le ganó a Estudiantes¡, ya que la conquista de la victoria fue obra de este último, a su vez la primera con la camiseta de la banda roja.

El primero en ser abordado por la prensa fue Darío, quien con diplomacia admitió que estaba "muy contento" porque este tanto había servido "para que Ríver gane tres puntos".

"Obviamente que me pone muy bien haber anotado por primera vez con esta camiseta, pero cuando además el gol sirve para ganar es mucho mejor", agregó el "Turquito" con un poco más de sinceridad.

En tanto su hermano Claudio reseñó que "Ríver jugó mejor en el segundo tiempo que en el primero porque tuvo mayor peso ofensivo cuando ingresó mi hermano. La verdad es que es una alegría para la familia que haya convertido", se emocionó el "Turco".

Por su parte el defensor Matías Lequi, de correcta labor, coincidió con su compañero, el mayor de los Husain, en que "Ríver fue más en la segunda etapa. Cuando ellos retrocedieron los metimos en su arco, como debe hacerse cuando el rival solamente se defiende", remarcó. (AR y Télam).


Comentarios


Ríver ganó porque Estudiantes no se animó