River ganó, sigue primero y se entusiasma con la doble corona

Los "millonarios" vencieron



Definitivamente River afronta los partidos con espíritu ganador y gran confianza en sí mismo. Y esas premisas le dieron ayer la victoria al conjunto de Leonardo Astrada, ante un Racing bañado de coraje y algo escaso de fortuna. Porque el conjunto de Avellaneda apostó por el espectáculo y salió a jugar de igual a igual, haciéndose respetar en su propio estadio. Lisandro López y Luís Benítez fueron incontenibles para los defensores en el comienzo del partido. Tal es así que Eduardo Tuzzio y Ricardo Rojas quedaron amonestados por frenar con faltas al rápido López. El delantero se escurría a espaldas de la defensa millonaria y encaraba a pura velocidad y gambeta.

De a ratos Marcelo Gallardo, cada vez más determinante para

su equipo, manejaba los hilos y le daba aire a River. El “Muñeco” desplegó su juego, puso la pelota al piso y buscó los caminos para llegar al gol. Sin embargo, las chance no aparecieron.

Y en su mejor momento Racing sufrió por un error ajeno. Eduardo Coudet recibió en posición adelantada sobre la derecha y envió un excelente centro para que José Sand marcara de cabeza.

Tras un comienzo electrizante, River comenzó a superar a su rival. Además de la conducción de Gallardo, crecieron “Lucho” González y “Chacho” Coudet. Maxi López se las rebuscaba, a la espera de una oportunidad. Racing cedió el protagonismo y se diluyó. Sólo alguna fugaz aparición de López generaba riesgo.

River también dominó durante los quince minutos iniciales del complemento. Sand desperdició una chance tras una gran asistencia de Gallardo. Y luego, el correntino no pudo empujar un centro de Maxi López, que había desbordado a caballo de su potencia.

Racing necesitaba tener más la pelota y Ubaldo Fillol mandó a la cancha a Vicente Principiano. Y a pocos minutos de su ingreso, Lucas Rimoldi logró el empate tras un tiro libre que se desvió en la barrera y descolocó a Lux.

Entonces el partido retomó ritmo del comienzo. Un ida y vuelta frenético en el que los dos ansiaban la victoria ya que a ninguno le convenía el empate. River avanzaba con cierta desprolijidad, con Horacio Ameli lanzado al ataque. El amor propio del defensor y de todo su equipo, dejaba expuesto a su equipo en defensa. Era el riesgo de apostar a ganador. Cada réplica de Lisandro López, quien estuvo a punto de marcar, insinuaban peligro sobre el arco que defendía el seguro Lux. Así, el final estaba abierto.

Astrada mandó a la cancha al zapalino Rubens Sambueza y a Nelson Cuevas en reemplazo de Coudet y Sand. El entrenador buscaba darle más velocidad y habilidad a los ataques. Hasta que Gallardo tomó otra vez las riendas. Encaró por el medio co decisión y remató. El azar le dejó el rebote a Maxi López y delantero pateó fuerte, entre las piernas de Pezzuti. Fue el grito de desahogo de todo River, cuando sólo restaban cinco minutos para el final. En esos últimos minutos, Racing fue con desesperación y Maxi López no pudo capitalizar un mano a mano. No le importó, ya había marcado la diferencia para que todo River festeje.

La alegría era doble porque la victoria fue muy trabajada. Ante un rival que por momentos lo superó, River recurrió a su impronta para definir el partido. Y afianzarse en la cima del Clausura.

Juan Ignacio Pereyra (ABA) ipereyra@netkey.com.ar

“Vamos a por la Copa y el Clausura”

“Ganamos porque hicimos un gran esfuerzo, a pesar del viaje duro que tuvimos y no lo pudimos liquidar antes porque nos faltó la aceleración final”, admitió Eduardo Coudet, después del partido. Otro que destacó el empuje de los millonarios fue Horacio Ameli: “Siempre tuvimos el juego controlado, incluso cuando estábamos 1 a 1, pero el que buscó más fue River y por eso seguimos punteros”.

En la gris y fría tarde de sábado en Avellaneda hubo calor de los dos lados del alambrado. Adentro, porque los jugadores de Racing y River disputaron cada pelota como si fuese la última ya que jugaban, según declaraciones de Fillol, “el partido del campeonato”. Y afuera, porque los hinchas les hicieron sentir durante los 90 minutos la imperiosa necesitad de ganar, para conseguir tres puntos más que vitales.

Finalmente, el triunfo fue para River porque, entre otras cosas, contó con un Marcelo Gallardo cerca de su mejor versión, que encontró la llave para abrir la defensa local y asistir a Maximiliano López. El rubio delantero marcó el gol de la victoria que le permitió conservar el liderazgo del torneo. “Es una gran alegría en lo personal, pero el mérito es de todo el grupo”, sintetizó “Maxi”.

A pesar del resultado final, Gallardo, la figura del partido, reconoció que les costó hacerse con la victoria. “Fue difícil pero demostramos entereza para conseguir los tres puntos. Seguimos en camino en los dos objetivos del año: ganar el Clausura y la Libertadores”.

Nota asociada: Boca ganó con autoridad y en todos los frentes el rival es uno solo  

Nota asociada: Boca ganó con autoridad y en todos los frentes el rival es uno solo  


Comentarios


River ganó, sigue primero y se entusiasma con la doble corona