River llegó a San Martín y revolucionó la región





Fotos: Patricio Rodríguez.

*Enviado especial

Multitudinario, histórico, alegre, colorido y caluroso. Los adjetivos no están demás ni son un capricho para llenar líneas, sino que describen al pie de la letra lo que ocurrió ayer con la llegada de River a la región.

Esperar durante horas para ver dos minutos a los ídolos detrás de un vidrio. Eso es el fútbol, entre otras tantas cosas. Eso es el River de Gallardo, que cautiva a sus hinchas de una forma especial desde hace cinco años. El recibimiento y la caravana quedarán en el recuerdo de propios y extraños. Familias enteras, amigos y otros que se conocieron al costado de una ruta, mientras el sol partía en dos la tierra.

Todavía retumba el 3 a 1 contra Boca en Madrid, el duelo más importante de los cinco que ganó en esta media década. De hecho, la fecha (3 /1 en el calendario), no parece haber sido elegida al azar y nadie se olvidó de recordar aquella final disputada en el Santiago Bernabéu hace casi 13 meses. Los cantitos tienen un destinatario claro.

Un día para el recuerdo. Pasadas las 19, el avión que trasladó la delegación del Millonario aterrizó en el aeropuerto Chapelco. Luego, cuerpo técnico jugadores y dirigentes se trasladaron algunos kilómetros al Loi Suits donde se hospedará por una semana.

El recibimiento de los hinchas fue inolvidable. No solo por la bandera de cientos de metros que estuvieron preparando y formó parte de la caravana entre el aeropuerto y el hotel, sino por la cantidad de simpatizantes y las horas que estuvieron esperando. Los jugadores se concentraron desde la mañana en el Monumental y a la misma hora los fanáticos empezaron a llegar desde las ciudades lindantes y otras partes del país. El viaje del plantel estaba pautado luego del mediodía. Sin embargo se retrasó un par de horas y los hinchas tuvieron que esperar un rato más para ensayar el impactante agasajo que tenían preparado para la delegación.

La derrota en la final de la última Copa Libertadores contra Flamengo parece haber dolido en el momento, sobre todo por la forma. Un partido ganado y la quinta que se escapó de las manos. Pero lejos de generar un clima hostil o bajar los ánimos, ayer los riverplatenses que viven en la región o están de vacaciones se rindieron ante el paso del micro con Gallardo y compañía.

Ante la consulta de ‘‘Río Negro’’, el Muñeco es el ídolo máximo. De los jugadores, Nacho Fernández, Franco Armani, Enzo Pérez o el propio Leonardo Ponzio, que juega cada vez menos, son los más nombrados.
Bajaron del avión, se subieron al micro y recorrieron el pequeño tramo hasta el Chapelco Golf Club. En el camino, el recibimiento preparado para la delegación incluyó cantos, alguna bengala y a más de uno se le cayeron las lágrimas.

En la entrada al complejo, jugadores y cuerpo técnico bajaron y se subieron a las traffics que los introdujo definitivamente en el predio.

Pasó la euforia del primer día, llega el trabajo
Este sábado a primera hora habrá movimientos del plantel de cara a un año exigente. A diferencia de otros tiempos, River no tiene un mes de preparación, porque en breve disputará el pendiente contra el Rojo en Avellaneda por Superliga. Gallardo buscó un lugar distinto, alejado de los grandes centros urbanos y pretende enfocar a su equipo para renovar energías y calibrar la mira.


Comentarios


River llegó a San Martín y revolucionó la región