Ríver se olvidó de su contundencia

Tuvo infinidades de situaciones, pero no concretó. No pudo hacer un gol y se viene el superclásico.



BUENOS AIRES (DyN) – Esta vez, Ríver se olvidó de la contundencia arrasadora de las cuatro fechas iniciales y no hubo ni triunfo ni festejos ni goleadores que merecieran elogios. Justo una semana antes del superclásico, Ríver apenas empató sin goles en su cancha ante el humilde pero aguerrido Nueva Chicago y dejó en el camino sus primeros dos puntos en lo que va del torneo Clausura que sigue liderando.

Ríver desaprovechó la ocasión de llegar a la “Bombonera” con seis puntos de ventaja sobre su viejo rival y sus hinchas se fueron del “Monumental” con una sensación de vacío por el resultado.

De todos modos, el conjunto de Núñez mereció ganar, pero se topó con una soberbia actuación del arquero César Velázquez y con los postes que en dos oportunidades le dijeron que no.

El partido fue vibrante casi de principio a fin y Angel Comizzo fue otro que debió decir presente al menos en tres oportunidades en las que el arco de Ríver corrió serios riesgos.

Hasta los 25 minutos iniciales Ríver quedó atrapado en el cerrojo que le opuso Chicago. El equipo de Mataderos se cerró bien en el mediocampo, mantuvo controlados a Fernando Cavenaghi y Juan Esnaider con las marcas de Facundo Argueso y Ariel Borda y tuvo en Martín Mandra y Ariel Jesús a dos delanteros rápidos e inquietos.

Ya los 40 segundos, Comizzo debió revolcarse para tapar en dos tiempos un tiro de Christian Gómez luego de un centro de Mandra. A los 7, el propio Gómez encabezó un contragolpe y dirigió un fuerte disparo desde fuera del área que Comizzo mandó con esfuerzo al córner.

Ríver debió esperar a que se encendiera Andrés D”Alessandro para comenzar a crearle peligro al equipo verdinegro. Pero D”Alessandro, quien había arrancado con un andar errático, recién apareció en toda su dimensión a partir de los 25. Desde ese lapso, los locales pasaron a dominar el desarrollo y Chicago sólo se dedicó a esperarlo en las cercanías de su área.

A los 31, Esnaider sacó un derechazo que viajaba hacia el ángulo superior izquierdo, pero Valázquez la mandó al córner. Tres minutos más tarde, Cavenaghi realizó una tijera con una elegancia similar a la de Francescoli y los hinchas de Ríver se quedaron con el festejo atragantado.

En el arranque del segundo tiempo Ríver prolongó la superioridad. Le creó cuatro situaciones claras de gol a Chicago y erigió a Velázquez en figura.

Antes de que se cumplieran los 2 minutos de juego, Ríver estuvo cerca con dos proyecciones de Ariel Franco. A los 6, Cavenaghi tiró débil y a las manos del arquero desde el área chica.

Chicago, que para ese entences sólo apuntaba al empate, casi da el golpe sobre los 15: Huerta metió un cabezazo picante y Comizzo la sacó de manera impecable al córner. Ríver respondió a los 18, pero Velázquez volvió a lucirse al sacarle un tiro peligroso a Cavenaghi.

Ramón Díaz mandó a la cancha a Maximiliano López en lugar de Esnaider, quien recibió insultos y aplausos por igual del numeroso público local.

Y Maxi López participó de una de las mejores jugada de la tarde y su disparo impactó en el poste derecho. En la maniobra intervinieron D”Alessandro y Cavenaghi.

Sobre el final hubo sustos en los dos arcos, pero cuando fue el turno de Ríver el zurdazo lo aportó D”Alessandro, el balón dio en el poste derecho, en la espalda del guardavalla y finalmente terminó con un viaje lejano impulsado por un muy apurado defensor de la solidaria formación de Mataderos. No era noche para goles de Ríver.

Ramón y la falta de gol

La bronca n el vestuario de Ríver era imposible de ocultar. No era para menos. Tras el empate con Chicago y las numerosas situaciones de gol que se desperdiciaron calaron muy hondo tanto en el cuerpo técnico como en la mayoría de los jugadores.

El entrenador Ramón Díaz fue muy claro cuando se le consultó por el empate con el equipo de Matadero, “tuvieron una suerte bárbara. Pero qué le vamos hacer. Las cosas son así, una tarde te salen todas y otras te querés morir”, dijo el DT.

Cuando se le consultó sobre si el empate minaba mentalmente a los jugadores de cara al superclásico del domingo frente a Boca en la “Bombonera”, el “Pelado” Díaz dijo: “No, porqué. Si estamos muy bien. Seguimos primeros, creamos muchas situaciones de gol y el equipo está muy bien mentalmente. Así que al partido con Boca vamos con un gran optimismo”.

Finalmente, Díaz dejó en claro que “el equipo está muy bien anímicamente. En este empate no nos acompañó la suerte, una lástima pero nos vamos conformes porque seguimos generando muchas situaciones de gol”. (EFE).

Un herido grave en los incidentes

BUENOS AIRES (DyN) – Un herido de gravedad y 12 más de importancia fue el triste saldo de un enfrentamiento registrado hoy entre hinchas de Ríver y Nueva Chicago en las adyacencias del “Monumental”.

Todos los heridos fueron atendidos en el Hospital Pirovano y de acuerdo con el parte emitido por el médico jefe de guardia, Luis Rembichowski, el que reviste mayor gravedad tiene heridas de arma blanca en el abdomen, en el muslo izquierdo y un trumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento.

El facultativo se negó a dar la identidad de los heridos y señaló que el más comprometido tiene 29 años y estaba siendo intervenido quirúrgicamente con estado “muy delicado”.

Rembichowski también indicó que otro de los heridos atendidos en ese nosocomio tiene 33 años, sufrió una herida cortante en el mentón y una vez que fue atendido se retiró por su propios medios.

El médico expresó que otro de los heridos, de 28 años, tiene una herida de arma blanca en la región escapular derecha y que quedó internado “en estado de observación”.

Los incidentes se produjeron unos 40 minutos antes del comienzo del partido River-Chicago cuando la barra brava de Ríver conocida como “los borrachos del tablón” avanzó para chocar en la intersección con la avenida Libertador con la caravana de hinchas de Chicago que venía desde Mataderos.


Comentarios


Ríver se olvidó de su contundencia